• Regístrate
Estás leyendo: Les valía madre, pero los acalambró
Comparte esta noticia

En privado

Les valía madre, pero los acalambró

Joaquín López-Dóriga

Publicidad
Publicidad

Me gusta cuando ríes porque te haces presente. Florestán

Por años, Morena y el PAN caminaron solos hacia las elecciones presidenciales de 2018.

Como partidos no había más. Ni PRI ni PRD ni Verde ni la demás chiquillería. Bueno, el PT perdió su registro en las federales de 2015 y lo revivieron gracias a un movimiento político inexplicable del actual gobierno.

Y de presidenciables, ni hablar, solo Andrés Manuel López Obrador, de Morena, en su tercera campaña, y otros dos de Acción Nacional, Margarita Zavala y su dirigente nacional, Ricardo Anaya. Los demás no existían ni como partidos finalistas ni precandidatos con posibilidades.

Y en esa fábula al revés en la que dormía la tortuga priista y la liebre morenista no dejaba de correr, se comenzó a organizar la Asamblea Nacional priista número 22, para el 12 de agosto.

En el camino, los opositores cancelaron sus posibilidades de unidad. La ofensiva la centraron en la división que, aseguraban, rompería los despojos priistas que llegaron a comparar con la escisión de 1987, ¡hace 30 años!, encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas, lo que descarté por la carencia de un liderazgo como el del ingeniero, ya que sin cabeza no hay movimiento, asegurando que el regreso de los candados de 1996, ¡hace 21 años!, propuesto por una microscópica minoría jurásica encabezada por Ulises Ruiz, sería el factor del tal rompimiento y cisma.

En esas condiciones se operó la asamblea del sábado, donde no solo no volvieron aquellos candados, sino que eliminaron, como había promovido Enrique Peña Nieto, el requisito de la militancia de 10 años para ser candidato y hasta el chapulineo de los plurinominales, que se convirtió en una más que generosa forma de vida para unos cuantos.

Al salir de la asamblea, el mismo Peña Nieto había ampliado su baraja, con el surgimiento de tres nuevos presidenciables del PRI que pareció recuperar el ánimo perdido y los personajes competitivos.

Por eso desde el sábado, dentro y fuera del priismo, ya ven de otro modo a José Antonio Meade, pero también a Aurelio Nuño y a José Narro, de los que ya iremos hablando esta semana.

RETALES

1. NOMBRES. En noviembre tendrá el PRI precandidatos para participar y aprovechar espacios y medios de la precampaña. La decisión final será de uno solo: Enrique Peña Nieto;

2. CDMX. La lucha en Morena, resuelta desde hace años su candidatura presidencial con López Obrador, es por la del gobierno capitalino, donde hay dos finalistas: Claudia Sheinbaum y Ricardo Monreal. Lo de la encuesta es una distracción, la decisión será personal de Andrés Manuel. Y en esa cercanía y confianza Claudia la lleva de calle; y

3. DEFENSA. Emilio Lozoya tiene que pensar que las decisiones que ha tomado no lo ayudan en nada, al contrario. Hacienda está aportando toda la información a la PGR, que tiene abierta desde hace tiempo una carpeta de investigación por el caso Odebrecht. Y falta lo que pueda aportar el Departamento del Tesoro.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.