• Regístrate
Estás leyendo: No es ser la primera, es ser inolvidable
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 19:27 Hoy

El cuaderno de Jimena

No es ser la primera, es ser inolvidable

Jimena Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Alexa Moreno lo tiene que entender, pero su humildad y modestia son parte no solo de su encanto, si no de su fuerza, una que está por encima de cualquier cosa, incluso del deporte que practica. Fue el viernes 2 de noviembre que la gimnasta mexicana, tal y como ya lo proclamó la prensa, hizo historia. Primera en conseguir una medalla, en este caso de bronce, en un Campeonato Mundial de Gimnasia. Tuvieron que pasar 815 días, es decir 2 años, 2 meses y 22 días, para que en un escenario, a 11, 515.92 km de distancia de Río de Janeiro, la mexicalense con pura dedicación, perseverancia, esfuerzo y talento lograra una hazaña, que sin ser su intención, terminó siendo una cachetada con guante blanco para todo aquel sector de su pueblo que se burló de ella por su figura física en los Juegos Olímpicos. Esa historia detrás, ese camino recorrido, hace que su mensaje pesa más que nunca. El guión del bullying al éxito hace que Alexa sea más ejemplo, sea más admirada y que pueda llegar a ser verdaderamente un parte aguas, su único deseo lo declara a sus 24 años “Ojalá mi medalla traiga un cambio positivo a la gimnasia en México”. Aquella fotografía, sonriendo con sus flores en el podio, junto a nada más y nada menos que Simone Biles, la referente de la gimnasia artística hoy por hoy que llegó a los 14 oros en Doha, récord absoluto en femenil y varonil y a 20 medallas en total en Mundiales, es de las mejores postales que puede haber de una mexicana este año. Esa imagen perdurará por siempre y sin duda borra por completo de la mente de Alexa aquellos comentarios que hace dos años la hicieron sentir triste y dolida. Por ignorancia, muchos son los que no entienden que la gimnasia como todo deporte ha evolucionado, que los cuerpos estilo Nadia Comaneci ya no son lo que la disciplina necesita. Que ahora las atletas son musculosas, fuertes, bajitas, no modelos. Otro claro ejemplo es la mejor del mundo, pero desafortunadamente ni Simone Biles está libre de las críticas en redes sociales, de ese nuevo poder que creen tener los que critican desde el anonimato. La estadounidense de 21 años ganó el bronce en su rutina en la viga y a aquellos que se dijeron decepcionados les contestó "Yo soy quien decide cuándo he tenido una actuación decepcionante. No ustedes, (después de) un año fuera del deporte. Apenas volví hace un año y (esta fue) mi primera gran competición. ¡Estoy orgullosa de mí misma!". Son las primeras sí, pero son inolvidables por su manera de afrontar la adversidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.