• Regístrate
Estás leyendo: El 'Tata'
Comparte esta noticia

El cuaderno de Jimena

El 'Tata'

Jimena Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Este verano se cumplirán 40 años desde que la historia de Gerardo Daniel Martino con el futbol profesional comenzó. De la derrota de 2 por 0 del Newell’s ante el Platense se recuerda eso, su debut. Como jugador portó el número 8 aunque era él el 10 natural; eso ya de entrada sabemos le brinda al futbolista otro entendimiento del juego. “Bueno técnicamente, pero un vago a veces como jugador” así es como él mismo describe a aquel pibe al que las rutinas físicas en los entrenamientos le costaban más. Jorge Valdano alguna vez fue más detallado “La seña de identidad de Newell's, de calidad, técnica, velocidad y visión excepcional. Es el mejor pasando, aunque tan asombroso como Fernando Redondo con el balón en los pies”. Terminó siendo Marcelo Bielsa aquel que le brindó a su juego identidad. 16 años después de aquel debut en el 80 su legado son los 509 partidos como rojinegro, prefiere que se recuerde eso, el que más duelos disputó en la historia del club de sus amores a haber sido también el más expulsado. Tres títulos les dio, pero nada es suficiente cuando hay amor y años después regresó y desde el banquillo los salvó de un descenso y su última corona en 2013 alcanzó. 

Pero ¿Quién era y quién es el Tata?Para empezar ¿Por qué “Tata”? le preguntaron en alguna ocasión, “No sé, es desde pibe” contestó. Ahí en Rosario, su lugar en el mundo, nació el apodo como nacen muchos dentro de la cáscara donde patean el balón, o no, quizá fue la familia sin tanto romanticismo de por medio. El Tata es aquel que perdió una hermana chiquita, hecho que se puede entender lo marcó, aquel que conoció a su esposa en primaria, el que fue compañero de Fito Paez en secundaria, el que quería ser odontólogo y que se quedó sin viaje de graduación por debutar en primera división. Aquel que casi se convierte en comentarista deportivo antes que en entrenador, al que le gustan las novelas y series de suspenso, que disfruta del tenis, la NBA, la Fórmula 1, así como de un buen asado y que hoy a sus 56 años de edad refleja el temple de que la madurez de no poder decirle que no al Barça, fracasar en el intento, llegar a la Albiceleste (con la espina que le quedó de jugador) y perder dos finales con ella, lo alcanzó. 

Se dice que su filosofía de entrenamiento de basa en el gusto por el juego, el amor a la camiseta y cercanía a la afición; suena fácil pero por lo menos concuerda con su declaración el pasado lunes acerca de que no le consta que algunos jugadores de la Selección se hayan negado a ser convocados el año pasado tras el Mundial, asume que todos quieren jugar para su combinado nacional. Así quizá serán las cosas con el Tata, todo directo y sencillo de explicar. Mientras tanto yo ya me puse a leer El Tata. Vida y obra de Gerardo Martino, de crack remolón a entrenador de Selección de los periodistas rosarinos Vanesa Valenti y Lucas Vitantonio para conocer mejor al técnico que esperemos no solo aguante el desgaste y tensión que implica estar casi en la que es la segunda silla más difícil de nuestro país, si no que en verdad implemente una idea de juego al TRI en el nada fácil cambio generacional necesario para brillar en Qatar 2022 y triunfar en casa en 2026.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.