• Regístrate
Estás leyendo: El mejor no tiene que ser el más fuerte
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 15:45 Hoy

El mejor no tiene que ser el más fuerte

Publicidad
Publicidad

Nunca la voy a olvidar. ¿Por qué habría de hacerlo? No importa que la haya visto a través de una pantalla y no fuera de los afortunados en la cancha central de Wimbledon. Federer tenía 27 y Nadal 22. Este 2018, se cumplirá una década de aquella lluviosa noche de perfectas pinceladas en más de cuatro horas de partido. Fue el 6 de julio de 2008, el día en que esta rivalidad trascendió. Una final que Sports Illustrated describió como un infomercial de todo lo que está bien en el tenis. ¿Quién iba a creer que casi 10 años después el suizo y el español coincidirían una vez más en un gran nivel? Y que es gracias al dominio de ambos en 2017, con los cuatro grandes en su palmarés, que el Abierto de Australia, único escenario en que se enfrentaron en una final de GS el año pasado, tenga mejor sabor que otras ediciones. “El quinto set ante Rafa fue quizá mi mejor set jamás jugado. Fue sin duda mi momento más destacado del 2017”, recordó hace unos días Su Majestad de cara a la presente edición donde defiende su título, junto a una modesta frase que no hace más que englobar lo que es su personalidad, siempre en busca de no atraer reflectores: “Con mi edad no debería ser aquí el favorito”. No entiende aún que ya sea en Melbourne, París, Londres o Nueva York, la devoción se va a desatar y que nunca mientras siga activo se le podrá descartar. En agosto cumplirá 37, y es evidente que la clave de su salud no radica en un solo secreto. Si bien el tema de una dieta equilibrada va de cajón, hasta 100 horas de trabajo físico en una temporada y el descanso selectivo en medio del calendario, algo que cuida sobre todo desde su regreso de la lesión de rodilla, son variables que sin duda le han permitido a Pierre Paganini, su preparador físico, seguir con él tras 17 años. Federer no tiene que demostrar más, pero queremos y quiere más, es la mentalidad de un campeón. Ambos son entonces como en aquel 2008, y como en muchas ocasiones durante su compartida era lo han sido, los número 1 y 2 del mundo. Si bien Melbourne Park no es el All England Club, la esperanza de revivir algo parecido a lo que pasó en Inglaterra hace ya tanto, es latente. Y más si en 2017 con 3 horas 38 minutos estuvieron cerca.

Twitter@jiimejime

jimenar14@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.