• Regístrate
Estás leyendo: A cambio de ser futbolista profesional...
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 05:43 Hoy

El cuaderno de Jimena

A cambio de ser futbolista profesional...

Jimena Rodríguez

Publicidad
Publicidad

Mediados de noviembre 2016. Ex futbolistas profesionales de Inglaterra deciden romper el anonimato y cuentan públicamente el abuso sexual que sufrieron de niños por ex entrenadores en los setenta, ochenta y noventa. Andy Woodward, ex jugador de la segunda división inglesa, revela a The Guardian, que entre los 11 y 15 años de edad, Barry Benell, ex coach de categorías inferiores del Crewe Alexandra abusó de él: “Al principio fue solo tocar, pero rápidamente fue a mayores y me violó. No quiero poner un número a todas las veces que pasó, pero ocurrió durante cuatro años”. Le siguieron otras seis revelaciones la misma semana, cientos para mediados de diciembre de ese año que se expandieron a señalar a entrenadores juveniles en Escocia e Irlanda del norte, y más de mil para mediados de enero de 2017. Apenas en febrero de este 2018, Benell de 64 años fue hallado culpable de 43 cargos y condenado a 31 años en prisión. “Para estos chicos tú aparecías como un Dios, cuando en realidad eres el diablo encarnado. Robaste su infancia y su inocencia para satisfacer tus perversiones”, fueron las palabras del magistrado durante su juicio, el tercero que vivía después de haber sido sentenciado a 9 años cuando tenía 44 al admitir 23 cargos de abuso a menores y otros dos en 2015 por violar a un niño de 12. 17 meses después, un escándalo similar se destapa desde las inferiores del Independiente y River Plate de Argentina. En un país en el que el deporte se convierte para miles de niños en la única opción factible para salir de la pobreza, las pensiones de los clubes se vuelven su hogar, al mismo tiempo que en la perfecta oportunidad para los pedófilos de ir a cazar. “Les daban 200 pesos, unos calzoncillos, una carga en la tarjeta de transporte y ellos accedían. Son chicos pobres, sin sus padres, muy vulnerables. Se pasaban entre los abusadores los números de los chicos que estaban más dispuestos”, contó la fiscal del caso, Ma. Soledad Garibaldi, al diario El País. Apenas hay cinco detenidos. Ambos casos de pedofilia, ambos en canteras de futbol, uno revelado ya por adultos, otro “a tiempo” por todavía niños. Víctimas a cambio de ser futbolistas profesionales; víctimas a cambio de unas zapatillas. Víctimas de los sueños y de la necesidad. Víctimas de los depredadores de esta sociedad.

Twitter@jiimejime

jimenar14@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.