• Regístrate
Estás leyendo: Solo recaudatorio, el impuesto a refrescos
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 08:15 Hoy

Estira y afloja

Solo recaudatorio, el impuesto a refrescos

J. Jesús Rangel M.

Publicidad
Publicidad

Las últimas cifras de la encuesta sobre industria manufacturera del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi) revelan que a mayo pasado el volumen de ventas de refrescos creció 1.9 por ciento respecto a igual mes de 2015, y alcanzó 7 mil 506 millones de litros.

La Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (Anprac), que preside Gilberto Maldonado Gutiérrez y dirige Jorge A. Terrazas Ornelas, revela que la recaudación del IEPS por bebidas saborizadas sumó 9 mil 455.6 millones de pesos en los primeros cinco meses del año.

El primer dato revela que contra lo previsto por legisladores y el gobierno federal, no disminuyó el volumen de venta de refrescos como consecuencia del gravamen especial aplicado desde hace dos años, inventado para obligar a los mexicanos a disminuir la ingesta calórica y mejorar la salud.

La frialdad de las cifras revela que en 2014 las ventas en todo el año disminuyeron 1.9 por ciento, para llegar a 18 mil 624.9 millones de litros; en todo 2015 la baja fue de 0.2 por ciento, para alcanzar 18 millones 587.4 millones de litros. La tendencia cambió y los datos apuntan un alza de 1.9 por ciento hasta mayo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo diario de 2 mil calorías; el promedio de los mexicanos es de 3 mil 72 y los refrescos solo aportan 5.3 por ciento. Las cifras de la Anprac revelan que en 2013 el consumo por persona de calorías por refrescos fue de 168.5, en 2014 de 163.3 y en 2015 de 161.6.

No es significativa la reducción de calorías por la política en salud establecida. Llama la atención, por ejemplo, que no se grava el consumo de cafés con sabores y crema chantilly, los tés con especias y otras bebidas con sabores afrutados que tienen igual o más calorías por azúcar que los refrescos gravados.

Un elemento importante que destaca la Anprac es que el IEPS impactó los precios de los refrescos. En 2014 aumentaron 15.3 por ciento y en 2015 3.9 por ciento; 30 por ciento del precio de un refresco es por impuestos, tanto del IEPS como del IVA.

Lo grave es que se afecta a los consumidores de hogares más pobres. “La recaudación del IEPS provino en 62.1 por ciento de los hogares de ingresos bajos, de los cuales los hogares en situación de pobreza pagaron 47.4 por ciento. Los de ingresos altos aportaron 20.1 por ciento y los de ingresos medios 17.9 por ciento”.

El impuesto a las bebidas azucaradas solo ha beneficiado al gobierno, vía recaudación.

jesus.rangel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.