• Regístrate
Estás leyendo: El secuestro de menores en las redes sociales del sur de Tamaulipas
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 10:53 Hoy

Desde la raíz

El secuestro de menores en las redes sociales del sur de Tamaulipas

Jesús Guerrero Valdez

Publicidad
Publicidad

Cubiertos con una cortina de humo los mensajes sobre menores secuestrados se ha venido propagando en la zona sur de Tamaulipas, no es algo nuevo en el país; el día de ayer, ajustó perfecto para que una familia y una sociedad desbordada en la aparente veracidad de los mensajes en las redes sociales, desataran una búsqueda de las autoridades, que aunque necesaria, más bien pareciera provocada por la zozobra de la desinformación.
El pasado lunes, doña Petra filtró un mensaje a su WhatsApp, mismo que compartió en el grupo dentro de su colonia; sin darse cuenta en letras pequeñas estaba firmado por el presunto inspector de la Policía Federal de Tulancingo, Puebla.
Quizá uno más alarmante fue el que se propagó por tantos y tantos grupos dentro de las redes locales, dando a conocer: palabras de un secuestrador detenido en días pasados en el Estado de México. Una declaración inquietante donde se revelaba el modo de operar y donde se confesaba culpable del tráfico de órganos humanos.
Precisamente el día de ayer por la noche, para ser exacto a las 20:00 horas la reportera especial MILENIO Anahy Meza, da a conocer este día en nuestros medios sobre el presunto secuestro de un menor, un niño de ocho años de edad; la madre, una mujer habitante del fraccionamiento Canarios en Altamira, ante la posibilidad del secuestro sufrió un desmayo.
Sufrió una crisis, mas afortunadamente todo terminó cuando elementos uniformados lograron dar con su paradero; se determinó todo se trató de un extravío y no un intento de secuestro, como se había propagado en la colonia. En otro punto de la ciudad horas antes, en el fraccionamiento Las Haciendas, otro caso causaba temor entre la población. Esta vez se trató de que una ex pareja se había llevado sin autorización de la mamá a su hija de seis años, a bordo de un taxi; el padre dejó a la niña cuadras más adelante.
En los últimos días las redes sociales han servido para propagar otra de tantas alertas sobre niños secuestrados en el estado; páginas como el Facebook y WhatsApp son las más recurridas. Estos mensajes están hechos para crear el caos, el desconcierto y la desesperación de una sociedad, sensible y crédula, comprobándose una vez más, sin exagerar, el peligro de una farsa de este tipo.
Hace menos de una semana en el estado de Puebla, una turba enfurecida prendió fuego a dos personas, de 53 y 21 años, por el presunto secuestro de niños, nada de esto demostrado; ahora la Procuraduría va contra 28 personas participantes del linchamiento.
Se debe manejar con mucho responsabilidad este tipo de advertencias, que no tienen ningún sustento y que van de bandeja en busca de incautos dispuestos a llevar hasta sus últimas consecuencias, actos tan horrendos como las ejecuciones de grupos delictivos, que solo buscan saciar el morbo y generar terror.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.