• Regístrate
Estás leyendo: El velo entre escombros de Frida Sofía
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 02:53 Hoy

Desde la raíz

El velo entre escombros de Frida Sofía

Jesús Guerrero Valdez

Publicidad
Publicidad

Me parece que fue durante las afectaciones del huracán Alex, en los estados de Coahuila, Nuevo León y parte de Tamaulipas, allá por la segunda mitad del mes de junio de 2010 -si mal no recuerdo- cuando el entonces novato director de Protección Civil de Tampico Eduardo Zamorano Riestra salió a los medios locales de la zona conurbada para advertir sobre los posibles embates del meteoro en la zona -anuncio a todas luces magnificado- y ante un posible desborde del sistema lagunario y de afluentes.

Aquellos que recuerden aquel bochornoso episodio, sabrán de qué les hablo: desde el momento del anuncio hubo compras de pánico; gasolinerías y supermercados, abarrotados; trabajos y escuelas, con ausentes y estas últimas, casi desoladas. ¿Qué pasó entonces el día siguiente? Nada.

Ni siquiera hubo fuertes vientos o abundantes precipitaciones; simple, no pasó a mayores. Alex o aquel ciclón, de acuerdo con la trayectoria trazada, pasó de largo por Soto la Marina, aunque efectivamente las otras entidades mencionadas y una parte de los municipios del norte de la entidad -sobre todo en zonas bajas- tuvieron sus afectaciones; la zona sur, esos días permaneció imperturbable. Este hecho desató críticas sobre la falta de conocimiento en el manejo de la información del novel funcionario. Aunque no debe negarse la incredulidad y el eco de los medios; jugó un papel fundamental para aquella exagerada alerta.

Lo ocurrido entonces (un error) y tras el sismo del el pasado 19 de septiembre, habla de lo serio que puede ser alentar datos no confirmados frente a una sociedad sensible, y en este último caso, anhelante de buenas nuevas. Ese día y los siguientes, hubo varios rescates de personas atrapadas de entre las ruinas, y hasta después del enredo, con premura, se dieron a conocer.

En medio de tanta información mal intencionada, tendenciosa y peligrosa que circula no sólo por las redes sociales, se hace necesario que los responsables salgan a dar la cara y reconozcan la falta, dando a ver el lado humano, que nos hace vulnerables.

Frida Sofía, para nada ha sido una invención o fantasma. Es el anhelo vivo de hallar entre todos los escombros de un país sumido en el dolor -y no solo por desgracias naturales- una luz que redima tanta corrupción y ruina en la clase política nacional, e indolencia de la gente que mueve los hilos en este país. Pero como ha dicho el pensado Rob Riemen, esto no se debe buscar y esperar de la política. Porque sobre todo en ellos, no se hallará a un redentor.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.