• Regístrate
Estás leyendo: ¿Dónde inicia la educación de nuestro niños?
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 07:02 Hoy

Desde la raíz

¿Dónde inicia la educación de nuestro niños?

Jesús Guerrero Valdez

Publicidad
Publicidad

En los días de escuela, por la mañana Óscar se levante muy temprano para alistarse y salir rumbo al colegio; sus padres parecen los más animosos. Y en ocasiones, los más interesados son ellos: el niño tiene en su haber varias medallas, además de lucir su fotografía cuatro años consecutivos en el cuadro de honor.

A unos días de concluir vacaciones recuerda del aula de su escuela: presión, fechas, fórmulas, datos y más datos que le oprimen el corazón; y al llegar a su casa, una larga lista de tareas a resolver. Y aunado, la imposición de los padres: “Hijo, tienes que superar lo alcanzado este quinto grado, no dejes que Emmanuel te supere”. La beca podría estar en juego.

Terminado este periodo de descanso, le llega a su memoria el momento cuando, pegado a su ventana, preguntaba a su padre: -”Papá, ¿y cuándo podré ser como ellos?”. Ante el cristal sus ojos se perdían en niños jugando balón sobre la acera de su casa.

El sistema educativo se ha convertido, más, en un industria de inflar números, que de mostrar resultados. Lo que ahora ofrece el “nuevo” sistema educativo para nada es nuevo. La pregunta es, ¿en qué momento perdimos el paso?, ¿cuándo se confundió la enseñanza al menor con recargar datos y fechas en una mente lista para pensar y decidir a través del juego?

Ahora hay niños desconectados de la realidad, de su medio ambiente (de por sí, alejados por las computadoras) sin estar al tanto de qué es una superficie rugosa o lisa; dónde se halla su izquierda o derecha o que árboles, qué tradiciones o con qué cultura se identifica.

Conocimientos que deberían ser elementales para los niños, les son desconocidos; mientras los maestros actuales se preguntan si deben ser ellos o los padres quienes enseñen lo propio. ¿Dónde inicia la educación de un pequeño? Creo que todos estaremos de acuerdo que en el hogar; pero el lugar del maestro, es fundamental. Creo no equivocarme.

¿A qué escuelas van nuestros pequeños? A estas alturas del siglo XXI, da vergüenza ajena se esté buscando el hilo negro a la enseñanza de nuestro país; hilo, con que otros hace mucho están tejiendo su futuro. Naciones como la India que hasta hace uno años se hallaba por debajo del promisorio destino que nos auguraban nuestros gobernantes de oscuros trienios pasados.

Informes revelados por la Secretaría de Educación de Tamaulipas señalan que nos hallamos en un atolladero en plano de educación, según los resultados del programa PLANEA. Habrán de ampliar las jornadas escolares en puntos de mayor incidencia delictiva para “fortalecer el tejido social”. Me pregunto: ¿cuándo y dónde jugarán los niños? Algo de lo que reza la canción.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.