• Regístrate
Estás leyendo: Diversión y frivolidad, arma para crear zombis
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 11:54 Hoy

Desde la raíz

Diversión y frivolidad, arma para crear zombis

Jesús Guerrero Valdez

Publicidad
Publicidad

”Tengo la impresión de que existe un proyecto de Estado, no declarado, para mantener a la gente en la mediocridad y en la absoluta nulidad interior; y me parece se trata de algo muy grave, porque entonces la gente pierde incluso la posibilidad de pensar que es algo”.

Recientemente tuvimos el honor de tener en Tampico al maestro Sergio Cárdenas Tamez; compositor, director de orquesta y encargado de la Sinfónica de la Escuela Nacional de Música en la UNAM; y en una breve charla reconoce la carencia de interés de los gobiernos en el país y el mundo de educar a sus pueblos.

El reconocido compositor tamaulipeco fue en su momento parte de un ambicioso proyecto cultural dentro del gobernador Egidio Torre Cantú, que no avanzó; como responsable de la Dirección Artística del Festival Internacional Tamaulipas (FIT) -el ahora denominado Festival de la Identidad Tamaulipeca, el otro (FIT)- proyectó la creación y apertura de escuelas superiores en distintos puntos de la entidad para profesionalizar la enseñanza cultural.

A la pregunta de si acaso estos gobiernos logran entender la gravedad de un pueblo poco educado, explicó que él piensa, son muy conscientes de ello: “Yo creo que por el contrario, los gobiernos sí sopesan esto y es por ello que no los apoyan, y no es que sea una exclusividad de Tamaulipas, es un problema ya en el mundo”, me comentó.

“El recurrir a la diversión como actividad última del Estado, o sea para la distracción de la gente, es justo para que no se encuentre a sí misma; por lo tanto, proyectos (culturales) que tienden a ese camino, les representan un peligro, pues la gente toma conciencia de lo que su ser necesita; se vuelven más exigentes, pero si la gente siempre está distraída con cosas que mañana no tendrán ningún valor, entonces no va a pasar eso nunca”, me adviertió.

Y remata con la sinceridad que lo caracteriza: “Yo creo que esta modernidad mal entendida, de la novedad perpetua, donde todo es de una fugacidad tremenda, de (la) que nada dura, pues es lo que está causando que las generaciones contemporáneas ‘pierdan ancla’, ya no tienen de dónde agarrarse. Su única ‘ancla’ es tener todos los días algo nuevo que al siguiente día será viejo, lo que hace que el pasado ya no forme parte de su dialéctica existencial”.

Habló de la “novedad perpetua”, la hace que la gente se evada a sí misma. Esa novedad es frívola, es superficial, no tiene ninguna conexión con la razón y no permite que la gente tenga arraigo, señaló.

Sin duda hay mucho por hacer, para enfrentar esa frivolidad que nos envuelve a todos de alguna forma; pero que a su vez aleja más a nuestros hijos -tristemente- de la realidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.