• Regístrate
Estás leyendo: Otro ataque del Ogro Salvaje (esos bonos)
Comparte esta noticia
Domingo , 17.06.2018 / 23:28 Hoy

Los sonámbulos

Otro ataque del Ogro Salvaje (esos bonos)

Jesús Delgado

Publicidad
Publicidad

Del muy famoso pero ignorado manual del Ogro Salvaje, "Cómo enriquecerse a costa del dolor ajeno y en las narices de todos", es esa sucia treta de manipular el precio de los bonos de deuda del gobierno mediante la monopolización o, para decirlo en la ya común jerga delincuencial, la conformación de un "cártel" para obtener abultadas ganancias sin despeinarse.

Esto ocasiona perjuicios de dimensiones incalculables a las finanzas públicas, empeñando el futuro de varias generaciones al quedar ancladas a pagar pasivos sin haberse beneficiado de ellos.

Eso es justo lo que recientemente se reveló: un nuevo ataque del Ogro Salvaje neoliberal, de consecuencias devastadoras todavía por cuantificarse pues lo que se mueve en ese "capital de ficción" suman títulos por alrededor de 400 mil millones de dólares, situación que supuestamente investiga ya la todavía más supuesta Comisión Federal de Competencia.

Siete bancos están en la mira: Banco Santander, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), HSBC JP Morgan Chase & Co., Barclays, Citigroup y Bank of América, aunque habría más involucrados pues son 47 instituciones bancarias las que operan en el país, en su mayoría extranjeras.

Todo esto, mientras el "Comité de Fundamentos Paranormales" (oficialmente llamado Banco de México), sigue incrementando las tasas de interés para ver si con eso se contiene la codicia del también llamado "espíritu animal", lo que equivale a decir que los banqueros no solo "compraron" a precios de subsidio sus billetes de acceso al andén, sino que además tomaron la estación por asalto, según viejos postulados comunistas.

Todo este saqueo, una de las principales fuentes de que la deuda se haya disparado a niveles bestiales y ocasionado devaluaciones, todo perpetrado a la luz del día, mientras los miembros de la clase gobernante y política, por ignorancia o por no hacer enfadar a los socios o patrones, siguen inventando, como vulgares videntes, fenómenos espiritistas como causas del desastre financiero, atribuyendo devaluaciones al Brexit, a Trump, a las derrotas frecuentes del Cruz Azul o incluso a la maestra Delfina Gómez.

Inmersos en este absurdo e inquietante ejercicio de rabdomancia que busca objetos ocultos mediante la adivinación, la clase política y sus teólogos neoliberales siguen, a pesar de la experiencia, aferrados a no poner controles a estos depredadores entretenimientos.

¿En verdad se quiere sancionar a los manipuladores? Bueno. Habría que legislar para que las transacciones financieras paguen impuestos. Desde Tobin hasta Piketty, porcentajes y propuestas serias no han faltado para frenar la actividad del Ogro Salvaje.

Desde hace mucho también, pero en particular desde el "crac" de 2008 en Estados Unidos, quedó al descubierto que Papá Noel sólo existe en la teología neoliberal.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.