• Regístrate
Estás leyendo: Votos informados o votos deformados
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 15:04 Hoy

Areópago

Votos informados o votos deformados

Jesús de la Torre T. Pbro.

Publicidad
Publicidad

El próximo 4 de junio se realizarán votaciones para elegir gobernador del Estado con sus respetivos equipos de gobierno: presidentes municipales y sus respectivos cabildos. Por las circunstancias actuales de Coahuila es muy recomendable un esfuerzo fuera de lo normal, para enderezar los rumbos del Estado y sus municipios, procurando todos los ciudadanos dar su voto bien pensado pensando en el bien común, porque pensando sólo en los intereses personales o de grupo, los votos necesariamente son deformados porque excluyen el bien del prójimo.

El Obispo de Torreón y su Presbiterio anotaban, en su mensaje del pasado 19 de marzo, esto: “En una democracia los gobernantes son elegidos por el voto popular. Por eso todo ciudadano tiene la responsabilidad de votar habiendo seriamente estudiado los temas y conocido la posición de los ciudadanos.

Un católico no puede eludir su responsabilidad civil ya que esto sería cederle el paso al mal. El hecho de que haya mucha corrupción en la política no exonera al cristiano de su responsabilidad.

Más bien le debe retar a trabajar por un mundo mejor. El que no voto o vota sin atención a las leyes de Dios es culpable de los resultantes males. “los fieles laicos de ningún modo pueden abdicar de la participación política” (37)(Concilio Vaticano II, Ch. L. 42).

Fomentan la abstención electoral las promociones totas que hablan sólo a la provocación del impacto popular, propio para un público que les parece sin cerebro y que por lo tanto, hay que hablarles con el lenguaje del estómago, de la venganza cuando la cárcel está como meta para el oponente político.

El pueblo necesita ver una luz tras el túnel, después de tanta injusticia ocasionada por la deuda inmerecida.

Se necesita que la democracia sea un medio para que la justicia social sea ya un componente de políticas públicas que mejoren sus pobrísimas condiciones de vida y esto no se logra sólo con subsidios a los estudiantes o a los adultos mayores, los dos polos de la población. La democracia no es medio para repartir limosnas, sino para vivir valores que lleven al ejercicio de una auténtica justicia social. En tiempos del Presidente Adolfo López Mateos, un político le presumió a una reina de Holanda, la cantidad de desayunos escolares para los niños. La Reina se extrañó, porque dijo que en Holanda los niños desayunaban bien en sus casas y no tenía la corona por qué pagarles lo que era un asunto de familia.


jesus_delatorre@live.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.