• Regístrate
Estás leyendo: ¿Semana mayor? O ¿semana de vacaciones?
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 00:29 Hoy

Areópago

¿Semana mayor? O ¿semana de vacaciones?

Jesús de la Torre T. Pbro.

Publicidad
Publicidad

La llamada Semana Santa, que se inicia el Domingo de Ramos, se ha venido desvalorizando por el ruido mediático que potencian los medios de comunicación social, ocupados en vacaciones, en la participación en eventos culturales y pocas veces en disfrutar la convivencia familiar. El sentido religioso del evento ha quedado en minorías, aunque podamos presenciar miles en algunos actos religiosos. Pero en el contexto del número de católicos o de otras denominaciones cristianas, las minorías sieguen siendo minoristas. El Domingo de Ramos, recuerdan los creyentes la entrada avasallante de Jesús en Jerusalén, con el apoyo de los judíos de Galilea. En Jerusalén se encontraban concentrados los enemigos de Jesús.

Una vez que los galileos tienen que regresar a toda prisa a su tierra, está Jesús desprotegido y sus enemigos actúan como tiro al pichón, para deshacerse del que sienten como descartable, para aquel tipo de sociedad jerosolimitana. Quienes gritan “crucifícale”! no son los mismos de la entrada triunfal a Jerusalén.

El Domingo de Ramos viene a ser como un parteaguas para Jesús como Mesías y el pueblo creyente e impotente. A Jesús se le acusa con mentiras, falsos, informaciones acusatorias no corroboradas, pero que pegan para darle mala fama al aludido, al fin que pasará mucho tiempo en el que se puedan aclarar las infamias. Esto no deja de ser conducta cotidiana en el escenario nacional y regional, sobre todo con las noticias de los distintos candidatos a puestos de elección popular, que si no están tan limpios, tampoco no son noticias buenas para ciudadanos que necesitan informaciones veraces por las decisiones que han de tomar. Con esta ocasión, es pertinente reflexionar que hoy vivimos en un mundo en el que el delito es capital político, para que algunos organismos quieran quedar bien ante el pueblo, propagando esfuerzos legislativos en favor de la pena de muerte, de hecho o por el alargue. Si un reo tiene 60 años, y le imponen una pena de cárcel de 140 años. En la práctica es pena de muerte y su aplicación más que justicia, es venganza, que no es virtud.

La sociedad es nuestra gran familia. Si no somos cuidadosos en la información, podemos condenar a los débiles, a los desechables, a los descartables. La realidad de fuera entra permanentemente en nuestro hogar, como la presión económica, la propagada seductora para consumir, como la inseguridad pública o corrupción con la que nos hacemos cómplices.


jesus_delatorre@live.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.