• Regístrate
Estás leyendo: Migrantes cimbran la conciencia nacional; también la de Trump
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 14:15 Hoy

Areópago

Migrantes cimbran la conciencia nacional; también la de Trump

Jesús de la Torre T. Pbro.

Publicidad
Publicidad

Los migrantes hondureños y de otros pueblos centroamericano vecinos, han ocupado las primeras informaciones en los medios de comunicación social. Se ha publicado bastante el hecho de que en la frontera sur de México, han irrumpido los que van a la vanguardia, usando la fuerza, impulsados por dejar atrás la condición de desventaja de un trabajo que no da para vivir con dignidad, la vida que corre riesgos en su terruños, la inmisericordia de sus gobernantes que vigilan preponderantemente la macroeconomía, la amenaza constante, entre pobres, de pandillas que se van sobre los pobres hasta el asesinatos. Mientras tanto, Trump, gobernante de los Estados Unidos, vocifera contra estos pobres y les dice que se regresen, que su pueblo no los quiere y ordena a los gobernantes centroamericanos para que detengan la migración, de lo contrario les quitará ayudas económicas; lo mismo ordena al gobierno de México. El hombre Trump, que así habla, gobierna al país más rico del mundo que puede recibir la mano de obra de esos pocos miles, y todavía algunos más, pero lo que a este hombre le interesa es ganar las elecciones del próximo seis de noviembre, y aprovecha el evento para su favor.

Mientras tanto, el gobierno de México dice qua a este país soberano ningún gobierno le manda; que a los migrantes se les respetarán sus derechos humanos, incluso que se sientan en México como en su casa; pero lo muy hombrecito se anula cuando ordena a los migrantes que se sometan a los reglamentos del Instituto Nacional de Migración, una institución que se ha significado por sus costumbres de severos policías, acostumbrados a castigar a quienes caen en sus manos. Los migrantes por su parte, señalan que ser migrante no es un delito y que quieren pasar con la libertad con la que cruzan las fronteras las mercancías. 


Los migrantes son la manifestación minoritaria de los doscientos millones que actualmente están en el mundo. Trump les pondrá obstáculos, pero no los va a frenar como no ha podido frenar el narcotráfico, aunque se lleve a varios capos a las cárceles de su país. Mientras ahí exista un mercado de drogas ventajoso, la droga pasa y pasa ya que la pagan bien. Los migrantes caminan con sus pies a veces desgarrados, pero pesa más el hambre y la búsqueda de seguridad de la vida para los matrimonios y los niños que marchan incluso en carriolas. El caminar de estos migrantes es un grito a la conciencia nuestra y también de Trump..

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.