• Regístrate
Estás leyendo: Evento de conciencia ciudadana y eclesial
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 11:01 Hoy

Areópago

Evento de conciencia ciudadana y eclesial

Jesús de la Torre T. Pbro.

Publicidad
Publicidad

El pasado 10 de septiembre, el Obispo de Torreón, Dn. José Guadalupe Galván, celebró solemnemente, en la Plaza Mayor de Torreón, su 108 aniversario, con una participación de alrededor de setecientas personas, contando con un buen número de la clase política local, según reportan las autoridades.

El Obispo local le puso cuidado y esmero. A continuación reproducimos una nota parcial del diario MILENIO .

Dice: “A pesar de que el clima era bastante benigno, los lugares disponibles para escuchar la misa de aniversario de Torreón en la Plaza Mayor no se llenaron.

Aunque sí fue posible ver a una gran cantidad de personas que decidieron estar de pie, muchos posiblemente habían ido a pasear y aprovecharon para la misa. Podían escucharse comentarios al respecto: “pero el viernes si estuvo lleno, no que ahora sí deberían de haber venido más personas”, fue una de las quejas.

Fue el obispo de Torreón, Monseñor José Guadalupe Galván Galindo quien presidió éste acto litúrgico, acompañado por otros sacerdotes de la Diócesis. Comenzaron a las 20.00 horas en punto, con un coro al estilo mariachi que interpretó las canciones de la misa.

En primera fila estaban funcionarios estatales, del ayuntamiento, incluido el presidente municipal Miguel Riquelme, así como empresarios. Según cifras de protección civil Municipal, fueron alrededor de setecientos asistentes a la celebración católica”.

El citado evento da para muchos comentarios y enseñanzas. Entre otros, con buen tiempo se estuvo anunciando por prensa, radio y televisión, como responde a un acto propio de cultura de masas. El evento por sí mismo era justificado y no deja de ser un medio para favorecer la conciencia eclesial, por un lado y la construcción de ciudadanía por el lado civil.

Tomando en cuenta los sufrimientos que actualmente lleva a cuestas la población del país, este era un evento motivante para fraternizar a la ciudadanía de Torreón.

En el ambiente de participantes se deslizó éste pensamiento: “pero el viernes sí estuvo lleno, no que ahora sí deberían de venir más personas”.

Este enfoque de la gente revela lo que un gran pastoralista moderno Agenor Bringhenti afirma: en recientes décadas, el pueblo está mandando lo religioso al mundo de las emociones.

Lo religioso para lograr éxito, se debe inscribir en el mundo del espectáculo. Observación fina que está mandando lo religioso al mundo muy íntimo, dejando totalmente fuera el cristianismo de compromiso que le da proyección social a la fe.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.