• Regístrate
Estás leyendo: El imbécil crimen no les dio digna sepultura
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 03:29 Hoy

Areópago

El imbécil crimen no les dio digna sepultura

Jesús de la Torre T. Pbro.

Publicidad
Publicidad

Para el P. Tobías de la Torre, que no baja guardia, a los 75 años


Para el próximo 2 de noviembre, el pueblo recordará a sus fieles difuntos, con actos religiosos que son una marca de la religiosidad popular, trasmisora del catolicismo popular, en todas las clases sociales, pero sobre todo entre los más pobres.

Quienes han fallecido tienen su lugar en los espacios donde conviven las comunidades humanas. Son parte de nuestras ciudades y el pueblo, por varios días, se mueve a los lugares donde posan sus restos.

Las autoridades se ven obligadas a una atención especial a este fenómeno social.Los lugares donde posan los restos de nuestros seres queridos, amigos o líderes sociales son los que desde antes de Cristo, se les llamaba panteones, que quiere decir, lugar de todos los dioses; pero también una tradición milenaria, le llama Camposanto, lugar donde están los que nos merecen recomendación y veneración; también otra tradición milenaria los recuerda en los Columbarios.

En la ciudad de Torreón existen como 20 columbarios en distintas parroquias y templos; pero también hay columbarios bajo la responsabilidad de distintas funerarias, en general con buen cuidado.

Pero hay unos malvados que se la han dedicado a divertirse, en forma macabra, con los muertos, asesinando a ciudadanos que no por andar en el crimen organizado, deben morir; menos cuando balas perdidas se despachan vidas inocentes, que dejan a tantas mamás solas, en el más insólito infierno, con un estilo de vida forzado, que no se esperaban.

En Coahuila, ya nos traen locos con miles de huesos humanos que se encuentran en fosas clandestinas que están por el amplio desierto, por los arroyos, por los montes, por donde se les pegó la gana dejar en desconsuelo a papás y mamás, esposas con hijos, parientes y amigos que se hacen mil preguntas y que al no encontrar respuestas, se generan los odios, los desconsuelos, las ganas de saber quién fue el autor de tamaña maldad para decirle lo que sale del sentimiento.

En esto, es natural que las autoridades gubernamentales tengan mucho que platicar, y no contentarse con las vaciladas de decirles a los dolientes, que se les acompaña en su búsqueda.

En medio de este devastador dolor para miles de coahuilenses, muchos de ellos obligados a guardar silencios crueles, ya que en la calle andan los que aniquilaron a los que se despacharon para otra vida, y les desgraciaron la esperanza a las víctimas de tamaño agravio, abunda la esperanza de que otro mundo es posible, que lo van haciendo nacer los luchadores sociales.



jesus_delatorre@live.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.