• Regístrate
Estás leyendo: El coraje para anular nuestros triunfos
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 09:28 Hoy

Areópago

El coraje para anular nuestros triunfos

Jesús de la Torre T. Pbro.

Publicidad
Publicidad

El pasado 17 de junio, día del Padre, el equipo mexicano de futbol, que compite en Rusia en el campeonato mundial del bolón pié, en forma por demás sorpresiva, le ganó al equipo alemán, que actualmente se sustenta como el campeón mundial en el mencionado deporte. De inmediato, tanto en Europa como en algunas ciudades mexicanas se externó el gozo grande, ya que lo que menos se esperaba, era un triunfo, aunque fuera por un mínimo marcador. La alegría tiene justificación, sobre todo en un deporte tan popular para el pueblo mexicano.


Pero ahora viene el reverso de la medalla. No cabe duda que es el deporte una escuela de educación humana. Tiene muchísimas ventajas para el bien de los que aman el deporte, sobre todo un tan noble como el futbol. Las alegrías tan sanas como estas, gratifican al pueblo. Pero este pueblo sufre pobrezas, corrupción, violencia acompañada de impunidad, burla por los encargados de ejercer la justicia, niños separados de sus padres en la frontera norte por voluntad de la voluntad salvaje de D.Trump y las alegrías que se viven no dejan de ser escapes para el olvido de tanta fregadera, y eso no deja de ser malo porque nos daña en el espíritu cívico y los deberes para con la Patria.


Algunos mexicanos disfrutan los triunfos como una dinamita en la mano para refregársela al contrincante como si fuera enemigo al que si no se le destruye, por lo menos se le daña hasta que le duela, como se hizo en Europa por mexicanos que en tierra extraña hasta quemaron banderas de otros países que nos merecen mucho respeto en el concierto de las naciones. 


Algo parecido acontece en los triunfos cívicos que nos da ocasión de burlarnos de los contrincantes, simulando meterlos en un ataúd para que se vayan al averno. Pronto llegará el primero de julio y tendrá que haber triunfadores, y por nuestras costumbres, las burlas de los que no ganaron.


Estamos en semanas muy memorables y tanto en el futbol como en las elecciones del primero de julio, lo que más nos beneficiará será la necesidad de ser serenos y alabar la justicia donde se manifieste. Los gozos humanos no son trampas ni oportunidades de desquites para los que juegan como nuestros adversarios. Son oportunidades de manifestar grandeza de ánimo y de ponderar el esfuerzo colectivo que nos ha costado llevar en comunión con los demás. Lo ideal es que tengamos altura de ánimo en estos eventos.



jesus_delatorre@live.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.