• Regístrate
Estás leyendo: Al crecer la maldad, se enfriará el amor
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 07:00 Hoy

Areópago

Al crecer la maldad, se enfriará el amor

Jesús de la Torre T. Pbro.

Publicidad
Publicidad

El próximo 14 de febrero, se iniciará entre los católicos y algunas otras denominación de creyentes en Jesucristo, la preparación a la Pascua, por el camino del Miércoles de Ceniza, Cuaresma, Semana Santa, para culminar en el Sábado Santo, fiesta de la resurrección del Señor. Se trata de un tiempo fuerte, que lleva sus semanas, para favorecer un cambio de modo de pensar y de modo de querer, que sin dejar de pertenecer al mundo, se busca un pensar acorde con el Evangelio.

Los tiempos por los que cruzamos, son difíciles. La pobreza no es asunto de suerte ni de falta de oportunidades sino más bien de falta de justicia. La violencia es asunto muy grave, razón por la que no se ve que el ejército en las calles, haya traído la paz. La violencia no cede. Se cuentan 98,120 homicidios dolosos, en lo que va del presente sexenio. El reclamar la aplicación del estado de derecho, no trae mucho consuelo ya que las leyes están elaboradas con mucha habilidad, para que también la corrupción, el lavado de dinero, la impunidad, ect., sean como el goce de una ciudanía para los que pueden violar leyes.

Por esto anotado y muchos hechos más se ve una necesidad de darnos a la reflexión intentando que cada quién cambie su modo de actuar, para que todos juntos construyamos un mundo menos corrupto. El Papa Francisco ha enviado un mensaje para celebrar la Pascua, iniciando con el Miércoles de Ceniza. Inicia con una advertencia evangélica: “Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría” (Mt. 24, 12). Allí advierte que en ese clima de maldad, surgirán falsos profetas que buscan aprovechar los tiempos de confusión que produce la maldad.

El Papa Francisco señala como falsos profetas, que son como “encantadores de serpientes”, que se aprovechan de las emociones humanas para esclavizar a las personas y llevarlas a donde ellos quieren: placeres ilícitos, dinero fácil, el orgullo de la vida. También hay profetas “charlatanes” que ofrecen soluciones fáciles y sencillas para aliviar o eliminar el dolor; el falso remedio de las drogas ofrecido a los jóvenes; la actitud de usar a las personas para utilidad propia, para la ganancia y para el placer, con relaciones efímeras que terminan aplicando la consigna de “usar y tirar”. Nos encontramos así con estafadores da la vida, que mandan a la porra la dignidad de vivir, porque saben envolver en la mentira, que presenta el mal como un bien y nos mandan a los caminos y campos de la ridiculez.


jesus_delatorre@live.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.