• Regístrate
Estás leyendo: El blues de los marineros
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 04:44 Hoy

Cortando rábanos

El blues de los marineros

Jesús Antonio "Frino" Rodríguez Aguirre

Publicidad
Publicidad

Es mentira que mueran los poetas, tan sólo se jubilan del cuerpo. Lo que en otros es erudición literaria, en Hugo Gutierrez Vega era memoria, experiencia de vida.

La poesía se vive, lo que se escribe son sólo los recuerdos del poeta. Buen viaje, don Hugo.



Cuatro noches, tres boleros,

los cantos de Tomelloso,

un soneto silencioso,

el gusto por los sombreros.

El blues de los marineros

de la mitología griega,

el vino de la bodega

y una primera elegía

perduran en la poesía

de Hugo Gutiérrez Vega.



Querétaro, los viñedos,

el pop corn y un sorbo de agua,

Inglaterra, Nicaragua,

Paddington, Praga y Toledo.

La cartografía del miedo

entre el alfa y el omega

y un perro que al verso juega

como en la carnicería

perduran en la poesía

de Hugo Gutierrez Vega.



El sermón de la montaña,

los trenes de la estación

y una mano en el bastón

que recorrió toda España.

El techo de una cabaña

en la campiña noruega,

la primavera gallega,

y el canto por bulería

perduran en la poesía

de Hugo Gutiérrez Vega.



La experiencia del viajero,

la erudición del lector,

la evidencia del amor

permanente y duradero.

El periodismo certero

que sobre el papel navega,

la voz que no se repliega

y canta con valentía,

perduran en la poesía

de Hugo Gutierrez Vega.



cortandorabanos@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.