• Regístrate
Estás leyendo: Sobran campañas, faltan escuelas
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 14:01 Hoy

Panóptico

Sobran campañas, faltan escuelas

Javier Sepúlveda

Publicidad
Publicidad

La reforma educativa, uno de los estandartes políticos del Gobierno Federal, no pudo reformar los viejos vicios burocráticos del retraso en la construcción de escuelas y en el mantenimiento, ampliaciones y mejoras.

La periodista Zyntia Vanegas presenta hoy en Milenio Monterrey el caso de una primaria de Zuazua, Nuevo León, donde los alumnos estudian en el suelo porque no tienen pupitres y sus salones son las aulas móviles que creíamos desterradas de este país, o por lo menos, del estado.

Es el botón de muestra de lo que pasa en muchos municipios, donde los alumnos son víctimas de la negligencia y la ineptitud de funcionarios, estatales y federales, incapaces de tener a tiempo los espacios educativos requeridos para los nuevos asentamientos humanos.

Sin olvidar la responsabilidad de otras secretarías, como las de Desarrollo Urbano del Estado y de los municipios, muy eficientes para expedir permisos para nuevos fraccionamientos, pero muy laxos para exigir el equipamiento urbano mínimo, comenzando por escuelas y hospitales, transporte público y la cercanía de centros comerciales y de servicios.

Lo más vergonzoso es que tanto el Gobierno Federal como el Gobierno Estatal compiten al duplicar sus programas de mantenimiento de escuelas públicas: Escuelas al Cien lo opera el Instituto de la Infraestructura Física Educativa, que depende de la SEP, mientras que a nivel estatal lanzaron el programa Manos a la Escuela... y ni así pudieron.

Pese a la propaganda que ambos programas despliegan, como si de campañas políticas se tratase, el arranque del ciclo escolar exhibió que no lograron tener a tiempo las nuevas escuelas, ni las adecuaciones y mejoras en muchos planteles que iniciaron clases este lunes.

Deberían existir los delitos de violación del derecho a la educación, ataques a la infraestructura física educativa, negligencia criminal contra educandos, bullying institucional y algunos otros que los diputados con buena asesoría jurídica no batallarían para configurar en el Código Penal.

Mucho presupuesto, mucha propaganda para una gran reforma, pero faltan aulas y pupitres.

javier.sepulveda@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.