• Regístrate
Estás leyendo: Penales, agencias del crimen y la corrupción
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 09:06 Hoy

Panóptico

Penales, agencias del crimen y la corrupción

Javier Sepúlveda

Publicidad
Publicidad

Durante el peor año de violencia en la historia de Nuevo León, el 2012, en el Cereso de Apodaca tuvo lugar una masacre de reos muy similar a la recién ocurrida en el Topo Chico la medianoche del miércoles.

La madrugada de aquel 19 de febrero, 44 reos fueron masacrados a golpes y cuchilladas por una banda rival, como parte de un plan distractor para evadirse de la prisión.

Mientras un grupo efectuaba la matanza, 30 de sus compañeros sentenciados por delitos

derivados del narcotráfico, lograba darse a la fuga.

En aquella ocasión fueron cesados, tras los hechos, el director y el subdirector del reclusorio, además de declarar a un grupo de 18 custodios bajo sospechas de haber colaborado para facilitar el multihomicidio y la posterior fuga.

Las investigaciones se desgranaron a partir de la indagatoria sobre quién o quienes abrieron las celdas de los ambulatorios en las que se encontraban dos grupos rivales del crimen organizado.

En toda prisión, al anochecer los reos son concentrados en las celdas y sus rejas aseguradas, así como también las puertas de seguridad de los pasillos y al final los custodios cierran la reja general de cada pabellón o módulo.

En aquella ocasión fue muy evidente el retraso de casi tres horas, tras la fuga, que tardaron los custodios del Cereso para reportar la evasión y solicitar apoyo policiaco, luego de que ellos mismos abrieron todas las rejas para permitir la salida de los presos, a la par que se cometía la matanza contra los del grupo rival.

En el caso de la masacre en el Topo Chico, hasta el momento nadie ha hablado de corrupción de custodios o mandos, mucho menos si serán citados a declarar como hace cuatro años con los del Cereso de Apodaca.

Y tampoco ninguna autoridad ha explicado como es que los reos del Topo Chico se encontraban en los patios a la medianoche, cuando se supone que deberían estar encerrados en sus celdas y puestos los candados generales de los ambulatorios.

Hay muchas explicaciones que dar sobre la súbita masacre de presos. Tienen que ver con la responsabilidad de quienes dirigen y controlan el Topo Chico, o eso creen.

Los penales son en realidad agencias del crimen y la corrupción desde donde se hacen la mayoría de las llamadas de extorsión en el país.


javier.sepulveda@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.