• Regístrate
Estás leyendo: Los independientes, ¿al PRI?
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 15:21 Hoy

Panóptico

Los independientes, ¿al PRI?

Javier Sepúlveda

Publicidad
Publicidad

Cuando pensábamos que ya habíamos visto todo en el PRI, con la renuncia de Jaime Rodríguez en 2014 y su posterior crecimiento como candidato independiente a la gubernatura de Nuevo León que finalmente lo llevó al poder en 2015, llegó la Asamblea Nacional del tricolor de 2017.

Pero no debemos olvidar, primero, que las candidaturas independientes se abrieron con las mismas oportunidades de que goza cualquier abanderado de partido político, gracias a una reforma electoral propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto, y que gracias a esa suerte de decreto, El Bronco es gobernador.

Y falta ver lo que viene para el proceso de 2018, luego de que en su última asamblea del pasado fin de semana, el PRI nacional acordó (¿o decretó?) eliminar los candados que exigían a los aspirantes a la candidatura presidencial una militancia de 10 años.

O sea, bastará con una trayectoria personal honesta, una popularidad arrolladora, que convoque masas y, sobre todo, que coseche votos.

Los partidos políticos que se han abierto a la diversidad política, ideológica, familiar y hasta sexual han logrado triunfos: además de la paridad de género, los espectros políticos, familiares y sexuales son una parte importante para oxigenarlos.

Vale preguntar si la apertura priista podrá extrapolarse hacia el resto de los cargos de elección no legislativos, o sea, alcaldías y gubernaturas, ya que muchos buenos candidatos se han quedado en el camino porque las siglas prestadas de la chiquillada les quedaron cortas para ganar.

Y tal vez anime a personajes que alguna vez han pensado en competir como candidatos ciudadanos y verdaderamente independientes, como Gilberto Marcos, o los ex rectores Reyes Tamez, José Antonio González Treviño o Jesús Áncer, o incluso algunos empresarios de primer nivel.

Los autodenominados independientes como Karina Barrón, Eugenio Montiel o el mismo Jaime Rodríguez, son en realidad oportunistas de ocasión, renegados de los partidos que, en su momento, no les dieron lo que esperaban, o lo que creían merecer.

javier.sepulveda@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.