• Regístrate
Estás leyendo: Feminicidio, el ‘deporte de moda’
Comparte esta noticia

Panóptico

Feminicidio, el ‘deporte de moda’

Javier Sepúlveda

Publicidad
Publicidad

No existe en el argot del derecho penal el término de masculinicidio. Sí, en cambio, el feminicidio está tipificado en el Código Penal Federal desde junio de 2012.

La palabra feminicidio surge del inglés feminicide que se utilizó por primera vez ante el Primer Tribunal Internacional de Crímenes contra Mujeres en 1976 por Diana Russell, quien definió el término como “el asesinato de mujeres realizado por hombres motivado por odio, desprecio, placer o un sentido de propiedad de la mujer”.

Bajo estas condicionantes, es claro que muchos de los crímenes de mujeres cometidos durante los casi siete meses de este 2018 en Nuevo León, encajan en estos supuestos de odio, desprecio y/o abuso sexual.

Llama la atención que dos de los estados con los más altos índices de feminicidios, Estado de México y Nuevo León, sean también de gran pujanza económica y con altos estándares de educación.

De poco o nada sirven estos indicadores de progreso cuando el machismo y el prejuicio de que las mujeres son una propiedad masculina siguen siendo parte de los valores familiares y religiosos.

Detrás de esta alta incidencia de crímenes contra mujeres, hay hombres que disfrutan con el abuso de su fuerza, el dominio y el maltrato psicológico al humillarlas porque las consideran de su propiedad.

No es fácil determinar por qué estas motivaciones se desbordan hasta el asesinato, como tampoco será posible prevenir estos ataques con las policías preventivas sin denuncia de por medio, ya que muchos crímenes ocurren dentro de las viviendas de las parejas en conflicto y con bastante frecuencia, en ex parejas mal separadas.

De qué sirve presumir que a partir de septiembre en el Senado de la República habrá el 49 por ciento de mujeres (63 de 128) y el 48 por ciento en la Cámara Baja (240 diputadas) si no hay reforma penal, empoderamiento de género ni paridad política que logren abatir el índice de feminicidios.

Mientras sigamos sembrando el machismo en cada una de nuestras familias, seguiremos cosechando feminicidios.

Y no hay título universitario, diputación o senaduría que vacune contra esta barbarie.

javier.sepulveda@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.