• Regístrate
Estás leyendo: (Des) propósitos políticos de Año Nuevo
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 07:08 Hoy

(Des) propósitos políticos de Año Nuevo

Publicidad
Publicidad

Faltan menos de 72 horas para que llegue el 2018, un año que sentará precedente en Nuevo León, con un gobernador en campaña por la Presidencia, pero también en el país, porque habrá elecciones presidenciales con varios candidatos independientes.

Este Año Nuevo, la mayoría de las personas hacen una lista de propósitos, pero pocas se preocupan por el método o el manual de instrucciones para lograrlos.

Pasa lo mismo con los políticos en pos de un puesto de elección popular: llegan a la candidatura y creen saberlo todo, se sienten poseedores de la máxima sabiduría, pero su único propósito es ganar las elecciones, aunque no tengan un programa o una plataforma de acción para gobernar.

Pregúntenle, por ejemplo, al presidente de la Comisión Estatal Electoral, Mario Garza Castillo, cuántos de los 125 aspirantes que manifestaron su intención de buscar alcaldías y diputaciones locales por la vía independiente le entregaron también un documento anexo con su proyecto de trabajo, en caso de llegar a los cargos que pretenden.

La mayoría de dichos aspirantes ni siquiera va a hacer campaña porque no conseguirá las firmas necesarias para registrarse, cuando en realidad deberían descalificarlos por no tener un programa serio de trabajo. O sea, su participación obedece a un mero gusto por engordar su currículum.

Primero el programa, después el hombre, decía Jesús Reyes Heroles, un viejo político mexicano que tiene el mérito de la primera y verdadera reforma política que, en 1977, incluyó en la competencia electoral a todas las fuerzas opositoras, algunas de ellas aún con fusiles en mano.

La última reforma de este sexenio es una tragedia: cientos de candidatos independientes buscando puestos públicos.

Se trata en realidad de hordas de renegados de los partidos políticos, en el mejor de los casos. Del resto, casi todos son oportunistas.

Por eso el mejor propósito de Año Nuevo será que, cuando toque a la puerta un candidato, primero hay que pedirle su programa de trabajo y si convence, se le llamará después para discutirlo.

Sin programa... no hay candidato.

javier.sepulveda@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.