• Regístrate
Estás leyendo: Cuenta regresiva al 4 de octubre (VI)
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 10:26 Hoy

Panóptico

Cuenta regresiva al 4 de octubre (VI)

Javier Sepúlveda

Publicidad
Publicidad

Tras la salida de Sócrates Rizzo el 18 de abril de 1996, el Congreso del Estado designó a Benjamín Clariond Reyes Retana como el gobernador, primero interino y después sustituto.

Durante los 18 meses de su mandato ocurrieron situaciones nunca vistas en Nuevo León, o más bien comenzaron tres meses antes, con el asesinato del abogado Leopoldo del Real la tarde del 17 de enero de 1996, mientras tomaba café en un restaurante con el director de la Policía Judicial del Estado, Fernando Garza Guzmán.

Luego de dejar el poder, Rizzo sería citado a declarar en una de las agencias del Ministerio Público del Palacio de Justicia, ya que Benjamín Clariond desató literalmente una cacería de brujas que incluyó el encarcelamiento de varios ex funcionarios del anterior Gabinete, además del cuñado del ex gobernador, Humberto López Muñoz, y del ex rector Manuel Silos.

Amparado en el escándalo de presunta corrupción que envolvió la salida de Rizzo, Clariond declaraba a mañana y tarde que iba a mandar a chirona a todo aquel funcionario que tuviera responsabilidad en malversación de recursos.

Se ofrecieron por primera vez recompensas para quien diera informes o realizara el arresto civil de ex servidores públicos imputados, mientras el gobernador sustituto remataba bajo el concepto de dación en pago a los bancos el patrimonio inmobiliario estatal, incluidos valiosos predios de la Macroplaza.

La falta de pruebas pondría a los detenidos en libertad y el caso más sonado fue el de Manuel Silos, quien además de ser declarado inocente, uno de los economistas más valiosos de México le ganó también, años después, el juicio laboral a la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Rizzo fue declarado sin responsabilidad alguna, al igual que todos los procesados por presunta corrupción.

En contraste, el gobierno panista de Fernando Canales Clariond probaría que durante el breve mandato de su primo Benjamín se desviaron de la Tesorería estatal, que encabezaba Xavier Doria González, 273 millones de pesos, que oficialmente fueron reembolsados a las arcas estatales, tras el encarcelamiento del tesorero.

Pese al sarcasmo del gobernador sustituto, el PRI perdió con Natividad González Parás por primera vez la gubernatura en las elecciones de 1997, pero todo quedó en familia...

javier.sepulveda@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.