• Regístrate
Estás leyendo: Cuenta regresiva al 4 de octubre (III)
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 01:25 Hoy

Panóptico

Cuenta regresiva al 4 de octubre (III)

Javier Sepúlveda

Publicidad
Publicidad

El gobernador Jorge Treviño intentó le dio un toque distintivo a su sexenio, ya que con la llegada de los llamados tecnócratas a casi todos los niveles del gobierno federal, soplaban vientos nuevos en el país. Los abogados y políticos comenzaron a ser desplazados por los economistas becados en Chicago y Boston, quienes comenzaron desde entonces a tejer el proyecto de la apertura de fronteras. Era 1985 y ya era presidente Miguel de la Madrid, quien había sorteado la crisis de 1982 que le heredó el presidente José López Portillo, quien antes de cerrar su sexenio nacionalizó la banca y prometió defender el peso como un perro. En Nuevo León, se acabaron los acarreos multitudinarios al aeropuerto para recibir al presidente López Portillo y seguirlo luego a todos los actos públicos, lo que dejaba sin servicio de transporte urbano a gran parte del área metropolitana. El gobernador Martínez Domínguez ordenaba las movilizaciones para mostrar el músculo priista, a costa de dejar sin transporte a amplios sectores de la población. Jorge Treviño acabó con este formato de recepciones presidenciales y conformó un Gabinete de nuevo perfil; al único que ratificó en su equipo fue al tesorero, Víctor Gómez Garza, a quien mantuvo el sexenio completo.

La formalidad obsesiva y el trato parco de Jorge Treviño contrastaba con el estilo directo de su antecesor, pero los equilibrios en el Gabinete los daban dos secretarios: el general de Gobierno, Lucas de la Garza, siempre sonriente y de trato abierto. El otro era Luis Eugenio Todd, de Educación y Cultura, quien ha dicho de sí mismo que tiene la necesidad fisiológica de hablar. Aún hoy, sus editoriales al vuelo en el Tele Diario confirman esa necesidad.

De Lucas se decía que alguna vez escapó de su oficina por una ventana que daba a un pasillo interior del Palacio para no recibir a una persona que se coló hasta la antesala de su despacho. Tras el destape de Carlos Salinas de Gortari a la Presidencia de la República, el candidato sacó a Lucas por la ventana, al pedirle a Jorge Treviño la renuncia del funcionario. El pecado: su amistad con Cuauhtémoc Cárdenas. En su lugar fue nombrado José Natividad González Parás, quien sería gobernador 15 años después.


javier.sepulveda@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.