• Regístrate
Estás leyendo: Amenaza a delincuentes… ¿o a policías?
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 11:10 Hoy

Panóptico

Amenaza a delincuentes… ¿o a policías?

Javier Sepúlveda

Publicidad
Publicidad

Víctor Fuentes Solís, el alcalde de San Nicolás desde hace casi 10 meses, es abogado de profesión y ha trabajado con políticos de variados calibres y prestigios, como Jesús María Elizondo y Mauricio Fernández, antes de ser diputado local y federal.

De unas semanas a la fecha, junto con otros de sus colegas del área metropolitana, viene reclamando que debido al Nuevo Sistema de Justicia Penal serán liberados muchos rateros, por lo que anticipa que podrían dispararse los delitos patrimoniales.

El sábado resultó muerto uno de los dos policías de San Nicolás que llegaron por casualidad a una tienda de conveniencia, en donde varios hombres armados intentaban llevarse un cajero automático.

El uniformado fue agredido con disparos de armas cortas y largas en el interior de su patrulla, mientras esperaba a su compañero que había ido al baño, ubicado dentro de la tienda.

Los asaltantes huyeron sin lograr su objetivo, pero por desgracia, el oficial herido murió en el hospital, pese a los esfuerzos médicos por salvar su vida.

Ayer, durante la despedida y homenaje frente al féretro de Gustavo Hernández Dolores, quien murió mientras cumplía su deber, Víctor Fuentes Solís habló fuerte, pero sin mucho fundamento.

Además de anunciar que San Nicolás tendrá una fuerza de reacción, el alcalde anticipó que en lo sucesivo, serán los policías quienes disparen primero, lo cual generó de inmediato reacciones diversas.

Como abogado, Fuentes Solís sabe que ningún policía puede usar sus armas con ventaja contra un civil, a menos que esté en riesgo inminente su vida.

Y si revisa los archivos de la corporación se encontrará con que varios elementos han pagado con cárcel por matar a delincuentes en flagrancia, por lo que cambiar los protocolos para hacer más agresiva a la policía podría llevarlo a la ilegalidad.

Al calor del homenaje de cuerpo presente al policía asesinado, se entiende que el alcalde quiera reforzar su corporación, pero no puede quebrar la ley disparando antes.

Más que amenazar a los delincuentes, Fuentes amaga a los uniformados, porque cuando se es policía, el que pega primero no pega dos veces. Se va a la cárcel.

javier.sepulveda@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.