• Regístrate
Estás leyendo: INE: “El que manda soy yo”
Comparte esta noticia
Domingo , 17.06.2018 / 17:55 Hoy

Antena

INE: “El que manda soy yo”

Javier Orozco Gómez

Publicidad
Publicidad

Por actuar sin el más mínimo apego a la legalidad, el Instituto Nacional Electoral (INE) ha provocado que la conformación de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México entre en una espiral de incertidumbre.

Los acuerdos que emitió el INE concernientes al proceso de conformación se encuentran ahora en el Tribunal Electoral, debido a los recursos interpuestos por partidos y concesionarios de radio y televisión.

En el caso del acuerdo relativo a la asignación de tiempos gratuitos para autoridades electorales y partidos políticos, el INE inventó un nuevo modelo de comunicación: por principio, no tomó en cuenta a la Secretaría de Gobernación (Segob) y no consultó, ni por cortesía —aunque existe sustento legal para hacerlo—, a la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión.

A juicio del INE, es necesario que durante 115 días se difundan cerca de 600 mil promocionales en radio y televisión en la Ciudad de México, en tanto que los diputados constituyentes van a durar poco más de 150 días en funciones.

Decidió que durante 66 días se mantenga el tiempo ordinario —que sí está en la Constitución— y se asignan 12 minutos diarios para sus propios promocionales, y lo que sobra de tiempo gratuito se lo deja a la Segob.

En una elección de jefe de Gobierno y asambleístas, que duran seis y tres años en sus cargos, respectivamente, por ley le corresponden a esta entidad, 15 minutos diarios para promocionales de campaña; ¿por qué ahora 48 minutos?

En síntesis, no hay sustento legal para lo que hizo el INE, que solo dejó la sensación de autoritarismo. Veremos qué dice el Tribunal Electoral.

jogomez18@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.