• Regístrate
Estás leyendo: Yo sé por qué no nos quiere Trump
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 08:43 Hoy

Ekos

Yo sé por qué no nos quiere Trump

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad

Las elecciones en Estados Unidos son un ejercicio que nos atañe a todos en el mundo. Seguir de cerca el proceso electoral de nuestro vecino cobra ahora más relevancia porque en el escenario ha aparecido un radical, que ha hecho suyo un discurso por decir lo menos, anti-mexicano. Ese discurso agresivo y racista, que hace unos meses hacía ver al aspirante republicano como noqueado en la contienda, lo tiene hoy sorprendentemente cerca de la candidatura, y por ende cerca también de la posibilidad de ganar.

La circunstancia es complicada, porque en un mundo que busca integrarse, hablar hoy día de muros parece una ocurrencia absurda. Ponerse en contra de grupos por su origen racial o su carácter migratorio es un enfoque inaceptable, y peor aún decir que encima de todo, el dichoso muro lo tendríamos que pagar con nuestros impuestos. Sin embargo, esta serie de ideas lo está llevando a la candidatura republicana, y al parecer a muchos norteamericanos no les parece tan mala su postura.

Hace unos días, en una universidad en Cuautitlán, tuve la oportunidad de hablar de empleo juvenil; al terminar, algunos jóvenes se acercaron a platicar y salió el tema de Trump. Una chava, estudiante de Ingeniería Logística, me dijo "yo sé por qué no nos quiere Trump", y creo que su razonamiento se acerca a la verdadera razón del éxito de la impresentable campaña: los inmigrantes en Estados Unidos, entre ellos los de origen mexicano, ciertamente desplazan de un trabajo a algunos americanos. Pero ahora, gracias a las inversiones que llegan todos los días a nuestro país y al cambio propiciado por la Reforma Laboral, los empleos que antes se generaban allá se están generando aquí.

Al combinar ambos efectos, en un país en donde se vota a partir de razonamientos económicos y el sentido individual del bienestar, suena a que al final, el señor Trump capitaliza la inconformidad de quienes creen que a domicilio y desde aquí también, alteramos el sueño americano.

En este sentido, el trabajo siempre ha sido un factor determinante en el estado de ánimo de la economía de las familias y de los países; en política, lo blanco y lo negro se puede contrastar fácilmente, y por el bien del desarrollo de nuestra región, ojalá y pronto el debate deje de ver quién genera los trabajos y para quién, y simplemente busque la manera de que los mismos estén disponibles para todos. Al final, entre nuestros países tenemos muchos millones de razones para hacerlo bien y rápido.

Mientras, como ha dicho el Gobernador Eruviel Ávila, tenemos que seguir generando las condiciones para que lleguen más inversiones, de manera que aumente la competitividad de nuestro entorno y la productividad de nuestra mano de obra. Esa es la forma en que se generan los empleos: durante este 2016, en tan solo dos meses, ya rebasamos las 20 mil plazas formales, aunque se enoje Trump.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.