• Regístrate
Estás leyendo: Un día para reflexionar
Comparte esta noticia

Ekos

Un día para reflexionar

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad

Hoy es un día importante. En México festejamos el Día del Padre, y la Selección Mexicana jugará su primer partido del Mundial contra la campeona Alemania. 

Más allá de la unión que genera el fútbol en un país como el nuestro, este domingo nos debe llamar a la reflexión; como nunca antes, la construcción de una nación y un mundo mejor requiere del fortalecimiento de las familias y de principios fundamentales para la convivencia: empatía, tolerancia y libertad.

La celebración del torneo más importante del deporte más popular del planeta engloba varios fenómenos que debiéramos incorporar siempre, en nuestro día a día y en la forma en que tratamos a los demás. 

La hermandad, el juego limpio y la esperanza son elementos del fútbol que habrían de tomar mayor trascendencia en nuestra cultura; ante la escalada de violencia y las expresiones de intolerancia que observamos tanto en casa como en otras latitudes, la generosidad y el entendimiento son el camino para coexistir en un mundo que a veces pareciera convulsionar.

Más allá de las fronteras y las nacionalidades, el respeto hacia los derechos del otro debe ser absoluto. En el futuro que anhelamos construir, debemos reconocer que todas las visiones, que fomentan el crecimiento humano y no se basan en la destrucción, pueden y deben caber. 

Así, en este festejo, nuestra tarea con las nuevas generaciones debe ser el educar en la diversidad; el mayor reto entonces está en tomar lo bueno de cada rincón, incluyendo a las redes sociales, valorando en su justa dimensión las aportaciones de todas las culturas.

Esta construcción comienza desde que nos despertamos hasta que acaba el día. El ponernos en los zapatos de los demás, el respetar y hacer respetar la ley y el reaprender a vivir en comunidad, son solo algunos aspectos que en México tenemos que reforzar para ir venciendo obstáculos que nos impiden explotar el enorme potencial que tenemos, tanto en lo material como en lo humano. 

Fundamentalmente, tenemos que entender que, como sociedad, vamos a crecer hasta que entendamos que lo más valioso está en el respeto de lo público: recursos, espacios y patrimonios.

Espero que en este día todos podamos festejar con nuestras familias, siempre el ingrediente más importante de la felicidad, y tengamos una jornada redonda en el deporte. 

Les deseo un feliz Día del Padre, del mismo modo que deseo que juntos, los que creemos en un futuro en donde México es un referente de convivencia y prosperidad, pongamos manos a la obra y nos esforcemos por un mejor país.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.