• Regístrate
Estás leyendo: No es adiós, es un hasta luego
Comparte esta noticia

Ekos

No es adiós, es un hasta luego

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad

El viernes pasado presenté mi renuncia como Secretario del Trabajo del Gobierno del Estado de México. Antes que nada, quiero darle las gracias a nuestro Gobernador, doctor. Eruviel Ávila Villegas, por la oportunidad que me dio hace tres años. Ser un servidor público implica un reto mayúsculo, pero al ser parte de su equipo de trabajo, me di cuenta que también es un enorme privilegio.

En lo profesional, ser parte de su gobierno, caracterizado por poner en el centro de cada acción a la persona y por buscar el bienestar compartido, ha sido un tremendo honor. Sin embargo, más allá del trabajo, lo mejor de este periodo como Secretario del Trabajo fue definitivamente aprender de un extraordinario ser humano. Ser testigo del incansable espíritu por servir a los demás que tiene Eruviel Ávila, ha sido una experiencia fundamental en mi carrera, misma que marcará mi rumbo en el futuro.

Del mismo modo, debo reconocer también a mis compañeros y compañeras de gabinete, no solo porque juntos pudimos construir soluciones como solo lo saben hacer los mexiquenses, hombro con hombro, sino porque coincidir con ustedes es algo de lo que me siento sinceramente orgulloso. Como lo constaté con ellos y ellas, el poder trabajar con el Poder Legislativo, presidentes y presidentas municipales, así como con el Gobierno de la República, me permitió darme cuenta que sin importar la trinchera en la que estemos, todos podemos aportar para crear algo mejor.

Y en el sector laboral, tuve el privilegio de presenciar justamente eso. Los diferentes factores de la producción junto con las autoridades, priorizando el progreso de la entidad, supimos establecer acuerdos y marcar un rumbo basado en el diálogo y la coordinación. Así, sindicatos, empresas, academia y gobierno, pudimos fortalecer esta paz laboral que le permite a nuestra entidad ser más competitiva. Debo confesar que el reto no era sencillo, pero justamente por eso me doy cuenta hoy, que los resultados en el sector laboral son fruto del verdadero trabajo en equipo.

Finalmente, y con un gran cariño, quiero expresar que nada de lo que se hizo en estos tres años hubiera sido posible sin el extraordinario equipo que me ha acompañado durante este camino. Tanto en la secretaría, en todas sus áreas, como en el Instituto de Capacitación y Adiestramiento para el Trabajo Industrial, me encontré con mujeres y hombres profesionales y comprometidos. Con cada uno de ellos, pudimos encontrar la manera de servirle mejor a la ciudadanía, lo que me hace estar en deuda con este gran equipo llamado Secretaría del Trabajo.

Ser servidor público es una gran responsabilidad, ya que nos debemos a la gente y a generarle resultados concretos. Pero sin duda, en estos años también aprendí que más allá de cifras o indicadores, lo verdaderamente importante son esas historias de mexiquenses que pudieron transformar su vida a través del trabajo. Por eso, el ser parte una política pública tan poderosa como es la del fomento a la generación de empleo y capacitación, bajo el liderazgo del Gobernador Eruviel Ávila, ha sido un privilegio que siempre agradeceré.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.