• Regístrate
Estás leyendo: México Incluyente
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 01:33 Hoy

Ekos

México Incluyente

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad

En un ejercicio de rendición de cuentas, el presidente Enrique Peña Nieto presentó ayer su Quinto Informe, destacando las transformaciones que se han emprendido para romper con males del pasado y sentar las bases de un mejor porvenir para México. En particular, la política social se ha consolidado en su tarea por garantizar el ejercicio de los derechos básicos; principalmente, a cinco años de distancia, la pobreza extrema cayó en una quinta parte.

A la luz de la Medición de la Pobreza 2016 publicada por CONEVAL, se observa que el trabajo en equipo ha sido fundamental para disminuir las seis carencias sociales que forman parte de la medición multidimensional de la pobreza y posicionarlas en sus mínimos históricos. Respecto a 2012, 1.1 millones de mexicanos más tienen una vivienda digna, y 1.2 millones más cuentan con servicios básicos en ella; 1.2 millones superaron el rezago educativo; 2.8 millones superaron la carencia alimentaria; 3.4 millones más accedieron a la seguridad social, y 6.2 millones superaron la carencia por acceso a servicios de salud.

En particular, la Estrategia Nacional de Inclusión encabezada por el secretario Miranda Nava, ha probado ser un mecanismo de coordinación eficiente a la hora de sumar esfuerzos a nivel local. Mediante esta herramienta, millones de estudiantes de instituciones públicas de educación media superior y superior tienen garantizado su acceso a servicios de salud, y 17.8 millones de personas se afiliaron o re-afiliaron al Seguro Popular, para llegar a una cobertura de 53 millones. Además, en cinco años se han invertido más de 74 mil millones de pesos en infraestructura médica y hospitalaria.

Del mismo modo, los programas que más impactan han evolucionado para atender mejor a la población. Prospera, por ejemplo, incluye ahora desarrollo de proyectos productivos y herramientas que fomentan la inclusión financiera. Asimismo, el Programa Pensión para Adultos Mayores (PPAM) aumentó su padrón en 2.3 millones para llegar a 5.4, gracias a la disminución de la edad requerida para ser beneficiario. Estos dos programas resultaron fundamentales en el combate a la pobreza. Sin Prospera, el número de personas en condición de pobreza se hubiera incrementado en más de un millón, y sin el PPAM, el número de personas con carencia por acceso a la seguridad social se incrementaría en 2.35 millones.

En materia de alimentación, se amplió la cobertura de la red de tiendas Diconsa,con mil 700 nuevos puntos de venta, y cerca de 350 mil beneficiarios se sumaron al programa Liconsa, con 300 municipios calificados con bajo índice de desarrollo humano que tienenellitro de leche a solamente un peso. Finalmente, el Programa de Comedores Comunitarios alcanzó la presencia en las 32 entidades, donde con más de 5 mil 300 espacios y más de 66 mil voluntarias sirve un millón de raciones todos los días. Estos esfuerzos se tradujeron en que, respecto a 2012, dos millones de mexicanos superaran la Pobreza Extrema Alimentaria.

La meta en el mediano plazo, como indicó el presidente Peña Nieto, debe ser la erradicación de la pobreza extrema. Durante esta administración, 2.2 millones la han superado, la quinta parte de su nivel anterior, lo que nos debe motivar a ponerle fin en el marco de la Agenda 2030. Al final, lo que nos debe quedar claro es que, con mejores programas y focalización efectiva, la política social avanza decididamente en la dirección correcta, construyendo un México Incluyente, un México para todos los mexicanos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.