• Regístrate
Estás leyendo: Más que buenos socios
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 00:13 Hoy

Ekos

Más que buenos socios

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), es una referencia obligada para entender el desarrollo de la economía mexicana desde la década de los noventa. La región cambió para siempre, y los lazos económicos con su dinamismo frenético, ejemplificado en el millón de dólares que se comercia entre nuestro país y Estados Unidos por minuto, modificaron también la relación de cercanía con nuestros vecinos del norte.

Por un lado, es claro que en la economía actual no hay nada más importante que la competitividad global, por lo que las ventajas comparativas de cada país han ido generando oportunidades de desarrollo. Sería imposible reconocer la geografía económica de México sin el tratado, pero también, sería imposible entender la expansión económica de Estados Unidos y Canadá sin esta herramienta que, más allá de sus reglas, género sociedades más exitosas en todos los sentidos para los tres países.

Sin embargo, desde su campaña, el presidente Trump convirtió el proteccionismo económico en parte de un discurso de difícil entendimiento, con dedicatorias aleatorias para sus socios o competidores comerciales. Por ello, la negociación que ha iniciado del TLCAN, por supuesto, ha estado cargada de una buena dosis de efectos especiales, destacando la amenaza de negociar al filo de la navaja, como si Estados Unidos no fuera beneficiario del acuerdo. Lo que hay que dejar claro es que la sola amenaza de acabar con el TLCAN es irracional, porque la nueva geopolítica del mundo avanza en el rumbo de la integración y del libre comercio de bienes y servicios, pero también y ojalá muy pronto en la región, de mano de obra.

La única manera de contrarrestar la competitividad de Asia y su dinámica demográfica es, sin duda, ahondar en las herramientas que en lo interno nos permitan aumentar la productividad y los salarios, y por el otro, que hagan de México un lugar atractivo para así seguir recibiendo inversiones, que en esta administración han alcanzado un máximo histórico. Para el gobierno que encabeza el presidente Peña Nieto, la modernización del TLCAN está alejada de estridencias y ocurrencias, por el contrario; un gran equipo de experimentados negociadores encabeza los esfuerzos para que esta nueva versión del tratado sea un ganar-ganar para todos.

La prosperidad compartida se construye con una sociedad de iguales, transparente, viable y con visión de futuro. No caben los muros ni las fintas, ni las visiones de corto plazo. Para crecer, solamente vale lo que la región ha construido más allá de las fronteras, que es la búsqueda de fraternidad y corresponsabilidad. No tengamos duda, México ha visto hacia todo el mundo, desde hace mucho, para comerciar y expandir nuestras posibilidades, pero hoy y siempre, nuestro más importante destino es el que hará de América del Norte la región más prospera y competitiva del planeta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.