• Regístrate
Estás leyendo: La clave está en nosotros
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 15:10 Hoy

Ekos

La clave está en nosotros

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad

A un año de la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, no hay objetivo más importante para la humanidad que poner fin a la pobreza en todas sus formas. Cuando hay marginación y desigualdad para tantos, difícilmente podemos hablar de bienestar, ni mucho menos de justicia o crecimiento; por ello, la conmemoración del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza el pasado 17 de octubre se da en un momento histórico: hoy tenemos los recursos y la voluntad de todos los actores sociales para eliminarla definitivamente.

La historia de esta fecha especial es un reflejo de los principios rectores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Hace 29 años, más de cien mil personas se reunieron en París para alzar la voz por los que sufrían hambre y violencia, pero más importante, para proclamar que la pobreza es y siempre ha sido una violación de los derechos humanos. Gracias a esta protesta, desde 1992 recordamos esta fecha que nos exige no dar tregua ante la indiferencia, y al contrario, sumar esfuerzos para cambiar la vida de millones.

Si bien desde entonces la pobreza extrema se ha reducido a la mitad en todo el mundo, todavía una de cada siete personas sufre esta condición, mientras que 800 millones sufren desnutrición, siendo las niñas, niños y adultos mayores los más vulnerables.

Teniendo en cuenta esta realidad, la dimensión de la problemática ha generado, paradójicamente, el desarrollo de una visión integral para combatirla. No se trata solamente de bajos ingresos; fundamentalmente, la pobreza se manifiesta en el acceso restringido a la salud y la educación, insuficientes servicios esenciales de vivienda y falta de protección social que permita tener un piso mínimo para construir bienestar.

Siguiendo este principio, el presidente Peña Nieto impulsó una política social dirigida a garantizar el ejercicio pleno de los derechos sociales establecidos en nuestra Constitución, plasmada en la Estrategia Nacional de Inclusión. Además de atender la carencia alimentaria, fomentar el acceso a la seguridad social y mejorar los servicios de salud, esta estrategia se ha consolidado en nuestro país gracias a un ingrediente esencial: la participación de todos los mexicanos para avanzar con paso firme hacia la erradicación de la pobreza.

Así, como es la prioridad del Secretario Miranda Nava, incorporamos las acciones de empresas, sociedad civil y academia para que, junto con la coordinación de los tres niveles de gobierno, ningún mexicano quede fuera del desarrollo incluyente que ha marcado a esta administración. Como muestra del trabajo en equipo, hay que reconocer el trabajo que hace el Senado, donde ya existe un Grupo de Trabajo para dar seguimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el cual será de gran apoyo para el Poder Ejecutivo en la implementación de la Agenda 2030.

México tiene aún mucho por hacer, pero es ejemplo para la comunidad internacional ya que nuestra visión multidimensional de la pobreza y la estrategia interinstitucional para combatirla han probado ser la llave para clarificar el camino. El desarrollo sostenible implica necesariamente garantizar que todos ejerzamos nuestros derechos fundamentales, por lo que las políticas públicas deberán ser pensadas desde la óptica de la participación social, para así atender las necesidades de todos y no solo de unos cuantos, dejando con ello un mejor lugar para nuestros hijos y nietos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.