• Regístrate
Estás leyendo: Juntos es más fácil
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 15:11 Hoy

Ekos

Juntos es más fácil

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad

Las sociedades que más evolucionaron en la antigüedad, fueron aquellas en donde las personas llegaron a arreglos sociales eficientes, porque justamente tenían como base fundamental la participación de todos para atender objetivos comunes. Estas actitudes gregarias, es decir, la configuración de generosos arreglos por parte del grupo por el bien de cada individuo, dieron buenos resultados en todas las esferas de la vida cotidiana, consolidando las bases de la democracia y convivencia que conocemos hoy.

Comparto esta reflexión porque, en los últimos días, he tenido la oportunidad de apreciar una dimensión distinta de la política social. Si bien el gobierno diseña políticas públicas, identifica poblaciones objetivo que tienen carencias, asigna presupuestos y antes, también, operaba la política social, ahora la situación está transformándose bajo una dinámica constante. Hoy, la política social es operada por la gente, con su entusiasmo y participación activa.

Desde las mujeres voluntarias en los Comedores Comunitarios, las vocales del programa Prospera, las mamás emprendedoras que operan las Estancias Infantiles y las familias que participan en la distribución de alimentos que lleva a cabo Diconsa y la leche de Liconsa, hoy la dimensión de la política social, que atiende a más de 40 millones de mexicanos, encuentra su estabilidad y viabilidad en la propia participación de los ciudadanos.

Esta realidad responde a una visión que rompe con el pasado y busca la verdadera inclusión, ya que el presidente Peña Nieto ha instrumentado una política social que pasa de los beneficiarios que reciben una ayuda gubernamental, a los ciudadanos que están ejerciendo con plenitud sus derechos establecidos en la Constitución.

El viraje que estamos viviendo implica también la transversalidad y la constante coordinación entre los niveles de gobierno y las distintas dependencias públicas. Entre todos, hemos reconocido que la pobreza no es solo un tema de falta de ingresos, sino que también es un problema de carencias que desde la educación hasta la seguridad social, deben ser atacadas con decisión y precisión.

El secretario Luis Miranda Nava lo ha señalado con claridad: la pobreza en México tiene nombre y apellido. Por lo tanto, combatirla es una responsabilidad compartida de la sociedad y el gobierno. Hoy, gracias a la participación ciudadana y a la gente que hace propios los programas que buscan ayudarla, la política social se aleja del asistencialismo tradicional para volverse una estrategia de ejemplar cooperación comunitaria, por el bienestar de todos y cada uno de los mexicanos.

Con esto presente, hace no mucho recorrí la comunidad de Tres Palos, en Guerrero, y al saludar a las mamás que trabajan desde temprano y a los jóvenes que buscan salir adelante, noté la emoción de mujeres y hombres que no esperaban la visita de los funcionarios para que resolviéramos sus problemas; nos esperaban para que viéramos lo mucho que estaban haciendo por ellos mismos, para su comunidad y para su futuro.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.