• Regístrate
Estás leyendo: El desafío que enfrentamos
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 22:34 Hoy

Ekos

El desafío que enfrentamos

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad

La semana pasada fue una de las peores para la política exterior del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. La llamada “cumbre de la traición” llevada a cabo en Helsinki, con Vladimir Putin, conmocionó la vida política estadounidense, y de paso, dejó claro una vez más, que la democracia liberal occidental enfrenta hoy día uno de sus mayores desafíos. Más allá de la llamada “ola populista” o la caída en la credibilidad de las instituciones políticas, principalmente los partidos, la política internacional se ha partido entre los que creen que hay un futuro compartido y los que ven una lucha interminable: el “nosotros” contra “ellos”.
Trump dejó claro que no confía en la veracidad de las declaraciones hechas por la comunidad de inteligencia de su país, respecto a la intervención rusa en las elecciones de 2016. A pesar de las pruebas y evidencias, los hechos, pues, Trump ha negado repetidamente las acusaciones de colusión en su campaña, al mismo tiempo que la investigación especial que se está llevando a cabo demuestra poco a poco lo contrario. En el principal bastión de la democracia moderna, o al menos hasta hace poco, estamos siendo testigos de cómo el presidente intenta minar la credibilidad y prestigio de las instituciones ante la opinión pública.
A miles de kilómetros de distancia, en Sudáfrica, el ex mandatario Barack Obama brindó un discurso con motivo de los 100 años del nacimiento de Nelson Mandela. Al recordar la vida de un hombre que derribó barreras que parecían imposibles y, aferrándose a la libertad y al amor por los demás, cambió la historia de un país dividido, Obama destacó la disputa política que estamos viviendo en varios países, e invitó a entender la posición de aquellos que parecen diferentes para entablar acuerdos y soluciones.
En lo personal, considero que este es el mayor reto que enfrentamos los que creemos que la construcción de un mejor mañana no puede dejar de lado el valor que cada persona posee, sin distinción de raza, religión, nacionalidad, género o condición socioeconómica. Ante el resurgimiento de movimientos xenófobos en Europa, ante la migración de refugiados de África y Medio Oriente, y sucedido con la política migratoria estadounidense en nuestra frontera norte, dejando marcados de por vida a miles de niños inocentes, no podemos olvidar que las ideologías y los movimientos políticos pierden todo sentido cuando intentan humillar o degradar el espíritu humano.
Desde nuestras trincheras, debemos alzar la voz contra la mentira, el autoritarismo, la discriminación y la división. Es cierto que hay grandes desigualdades económicas y que la globalización ha acelerado algunas de ellas, pero eso no significa que debamos derrocar todo lo que tardamos años, o décadas, en construir. Ante los desafíos y la incredulidad, estoy seguro que la democracia debe reinventarse para incorporar reclamos válidos y reencausar la participación ciudadana, pero lo que no podemos permitir, es que la indecencia, el enconoy la difamación se conviertan en el sello de la política mundial.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.