• Regístrate
Estás leyendo: Don Alfredo
Comparte esta noticia

Ekos

Don Alfredo

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad
“Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes.”


-Charles Dickens




Recuerdo bien todas las conversaciones que tuve el honor de tener con DonAlfredo del Mazo González. En especial, tengo muy presentelas veces que, con gran generosidad, me compartió sus reflexiones; con ese estilo que lo caracterizaba, explicaba sus ideas de manera convincente, con alguna pausa que resaltaba un punto importante. Siempre llamando la atención y con una mirada profunda, Don Alfredo lograba eso que solo saben hacer los grandes de la política: envolver argumentos finamente, recordar momentos, razones y visiones con nitidez y, sobre todo, aprovechar la profunda voz para que, modulando la forma, no se pierda el fondo.



Don Alfredo había caminado todo, desde los corredores de la UNAM en la carrera, hasta los recovecos de Hacienda e Infonavit.Se desempeñó también como Secretario de Energía, Legislador y, por supuesto, Gobernador del Estado de México. El ejemplo de su padre lo marcó y siendo joven, se convirtió en un gobernador visionario que modernizó la administración de la entidad más grande del país. Al final, su nombre quedó escrito en escuelas, avenidas y hospitales, como un homenaje a su visión, que le venía de familia, y su capacidad, marcada en cada momento por el talento que desplegó en todas las tareas que realizó. Sin duda, Don Alfredo fue uno de esos hombres que reivindicóel servicio público con su trabajo, y con su amor por la patria y dedicación permanente, se hizo siempre referente.



Particularmente recuerdo cuando en 1997,al empezar mi carrera en el servicio público, Don Alfredo estaba al frentedel Infonavit. Desde entonces, me marcó su dinamismo y capacidad de gestión. Muchos años después, como Secretario del Trabajo estatal, tuve la oportunidad de platicar con él y noté enseguida que esa energía seguía presente. No tuvo empacho en dedicar tiempo para escuchar y guiar con generosidad, y como siempre, me impresionó su claridad para convertir una anécdota en una enseñanza, o algún recuerdo en un mensaje por descifrar.



En una de esas pláticas, compartí con él mi preocupación por reivindicar y dignificar el servicio público, y ahí recibí su enseñanza más valiosa. Con sus palabras, dimensioné la importancia de entender que el liderazgo en el gobierno solo es posible cuando con el ejemplo se contagia al equipo, cuando las ideas fluyen y las visiones se respetan, pero, sobre todo, cuando se ama profundamente lo que haces.



Don Alfredo será recordado por sus obras y acciones, como el Aeropuerto de Toluca, el Sistema de Radio y Televisión Mexiquense y el Colegio Mexiquense, así como por su larga e impecable trayectoria. Sin embargo, en lo personal, creo que sumayor logro fue la capacidad para escuchar y compartir el ejercicio generoso de la política que se hace desde las convicciones, desde el más grande honor de servir a los demás. Descanse en paz.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.