• Regístrate
Estás leyendo: Vargas Llosa y el ‘Piojo’
Comparte esta noticia

Política cero

Vargas Llosa y el ‘Piojo’

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Me gusta cuando Vargas Llosa habla sobre México porque nos advierte de los peligros no ya de la dictadura perfecta sino de la bestia salvaje del populismo, que acecha agazapada en la maleza para pegarle una tarascada a las maravillas que nos proporciona cotidianamente el capitalismo que está más salvaje que nunca. En un magnífico soliloquio que parece inspirado por Ochoa Reza, llama a los mexicanos (que deben estar muy confundidos por tener a AMLOVE arriba en las encuestas) a alejarse de las tentaciones venezolanas. Lo malo fue el tonito medio histérico al que recurrió para su speech como de Ricardo Anaya correteando agentes del Cisen con su peluca de party animal.

Es interesante que a pesar de los señalamientos sobre lavado de dinero, empresas fantasma y triangulaciones bravas que pesan sobre algunos de los aspirantes, el premio Nobel no se detuvo un momento para hacer ningún comentario, aunque fuera para felicitarlos con neoliberalista entusiasmo. Ya nada más le faltó elogiar a #LordFerrari o a Carlos Saúl Ménem, quien en un acto de suprema humildad argentina, ha dicho: “En todos los gobiernos, menos el mío, hubo corrupción”.

Aquí tampoco pasan esas cosas. Solo que donde pises crecen empresas fantasmas, naves industriales y triangulaciones a domicilio.

Y luego hay quienes se admiran de la ex primera dama de Honduras, acusada de malversar apenas 50 mil dólares, que eran para atender un tema social de esos que deben haber muy pocos en aquella región. Digo, gente como la señora Lobo, que no está en la onda “merezco abundancia”, es la que se necesita en Sedesol y Sedatu.

A lo mejor al autor de La ciudad y los perros le gustan más los políticos totalmente antipopulistas y muy poco populares, como el nada grato de Graco Ramírez, a quien varios colocan como el nuevo Javidú, que les ha dicho a los morelenses “que se los lleva en su corazón”. Una cosa muy tierna por parte de un gobernador que donde escupía le crecían las narcofosas.

O también pueden ser del gusto muy refinado de don Mario, personajes como Chiflano Aureoles, que ante el licenciado Peña declaró: “Bienvenido, señor presidente, a Michoacán, el estado más bonito de México, bueno, después del Edomex”.

Un verdadero defensor de la democracia sin adjetivos ni zalamerías. Un político que nada más por eso, te extraña que no esté incluido entre los presidenciables.

Sin tapujos, Vargas Llosa, que nunca ganó una elección, expresó un “espero que AMLO no gane”. Bien dicho en este periodo incierto de las intercampañas. A ver si el INE no lo multa como al Piojo Herrera, por andar enseñando los calzones electorales.

Ojalá y no, pues el ex peruano nos vino a iluminar. O a regañar, como Luis Miguel a su equipo de sonido por no sonar como Frank Sinatra.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.