• Regístrate
Estás leyendo: Una fiesta reguetonera con perreo incluido
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 21:15 Hoy

Política cero

Una fiesta reguetonera con perreo incluido

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Atrapado entre la marcha y el plantón que divide todo lo que fue de lo que será pienso que, en el México de mis narcorrecuerdos, que tiene algo de cruz y del Pantera, nuestros atletas olímpicos que caen derrotados a cada instante y los góbers preciosos que viven señalados por sus voracidades comienzan a mimetizarse.

Rodrigo Medina, ex góber petocho de Nuevo León, miembro de esa Liga de la Justicia de políticos copetudos y mirreysazos que venían a comerse el mundo, lo primero que declaró después de acudir a la audiencia donde le leyeron la cartilla por despacharse con la cuchara grande fue “tengo la conciencia tranquila”, como si fuéramos sus terapeutas o sus guías espirituales. Nada más le faltó agregar en el mejor estilo del señorito Bours: “Y duermo como un bebé”, chiste inspirado sin duda en el payaso Platanito, gran amigo de los niños de la Guardería ABC.

Algo que sin duda está conectado con las nada burocráticas instituciones deportivas mexicanas y el gran trabajo de Alfredo Castillo en la Conade, que han desembocado en grandes resultados en Brasil y en grandes declaraciones como las de nuestra amazona favorita, Aída Román, quien luego de fracasar en sus competencias en Río dijo categóricamente: “Soy Aída Román, no le debo nada a nadie” y “estoy un poquito triste, hice mi mayor esfuerzo”, a lo que se le puede agregar algo así como “soy Aída Román, valgo chorros, ojalá nunca cambie”. Eso y el imperdible comentario del boxeador Joselito Velázquez, que al quedar fuera de los Juegos Olímpicos advirtió: “Me voy triste, pero tranquilo, porque trabajé desde el primer round”.

En este tenor se encuentra un clásico contemporáneo, Javidú Duarte, quien reveló que “no me voy del país, no debo ni temo nada”, en un acto sin duda sobrepoblado de sinceridad y de congruencia en alguien que ha gobernado Veracruz con una lógica porky. Lo mejor fue cuando comentó: “Me siento muy respaldado por el presidente Peña Nieto”. O sea, no lo dudo, pero después del texto de The Guardian, donde se cuenta que la primera dama goza —sin duda con todo derecho— de un depa en Miami justo junto al suyo, creo que me lo va a descuidar un poco. ¿Por qué la gente califica ese inmueble como el Error 404, insistiendo en la idea populista de que doña Angélica viva en un departamento de interés social del Infonavit?

Quizá este tipo de empaque moral es el que le hace falta a grandes valores de interné como Chumel Torres y Werevertumorro, a los que no puedes pedirles que tomen un curso en el INEA, porque luego luego se arden y te mandan a sus millones de trolles tuiteros. Tan lejos de Dios y tan cerca de estos influencers que son como Compayitos con capacidades distintas.

Para mí, que siempre he pedido más y mejor demagogia, esto es una fiesta reguetonera con perreo incluido.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.