• Regístrate
Estás leyendo: Un día ¡siiiiiinnnn aaaauuuutoooooo!
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 16:36 Hoy

Política cero

Un día ¡siiiiiinnnn aaaauuuutoooooo!

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Por ser el Día Mundial sin Auto, parvadas de funcionarios y políticos, para demostrar su compromiso y devoción con las grandes causas de la patria, dejaron sus limusinas, sus camionetones o sus rompehielos estacionados en sus pequeños palacetes rústicos de nívea fachada para darse unos baños de pueblo, pero sin lejía. Y ahí los veías trepando sus fotos al Twitter, al Feis, al Instagram y Snapshot para dar fe a la opinión pública de que, en efecto, lograron la hazaña de renunciar por un día a sus privilegios —seguramente bien ganados, sobre todo ahora que le agregaron al presupuesto 500 millones de pesos que, como el caballo de la sabana, no tiene horario ni etiqueta en el calendario— al transportarse en Metro, taxi, Uber y hasta bicicletas que a leguas se veía que no pedaleaban ni aunque fueran ajenas.

Fue una tristeza que debido a nuestro tercermundismo por la falta de servicio internético, en las profundidades de estaciones, vagones y túneles esta fauna de Godínez de altos ingresos no pudiera regalarnos una transmisión en vivo por el Periscope. Hubiéramos visto con alegría cómo los vagoneros se los comían crudos, las multitudes les arrimaban el camarón pelao y compraban sus discos de reguetón —se ve que son fans de Wisin y Yandel— con su bocinero de confianza.

Así, me gustó la actitud positiva y animada de todos estos insignes y nada disolutos personajes en esas imágenes todas pixeleadas, tomadas con sus iPhones 6 Plus. Eran como niños curiosos y excitados en la tierra sagrada de Disneylandia; no era para menos, porque para la gran mayoría acostumbrada a usar el Zócalo de estacionamiento aquello resultaba ser toda una aventura como de Los cazadores del arca perdida.

Claro, los usuarios habituales del Sistema de Transporte Colectivo, al ver a todos estos personajes de inmediato pusieron a buen resguardo bolsas y carteras, no fuera a ser la de malas.

Imagínate que te hubieras topado con uno de los Moreira o con Carmelita Salinas o con el Nini Verde; no se diga Robero Deschamps. Capaz que te dejan encueroles.

Ya después de esto, estoy seguro que priistas, perredistas y panistas, miembros del gabinete ampliado de Mancera y del licenciado Peña, ya pueden hacer una gira por Ayotzinapa, Tanhuato y Cocula, para que no les digan, que no les cuenten, y chance hasta encuentran el quinto autobús, que es más misterioso que la partida secreta.

Ojalá no se les haga vicio; sus polvos son de otros lodos.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.