• Regístrate
Estás leyendo: "Trankilovskis, güerovskis"
Comparte esta noticia

Política cero

"Trankilovskis, güerovskis"

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

O sea, si don Luis Videgaray Caso, que es un casazo, no está preocupado, es momento de relajarse. Uno acá desgarrándose las vestiduras como Neymar cada vez que un jugador contrario se le acerca a medio metro, y el canciller dedicado literalmente a defender a su candidote tricolor, que cree que por gritar cada vez más agudo en sus spots suena más convincente.

Yo que creía que estábamos en emergencia nacional por el caso de los miles de niños secuestrados por el peor señor del mundo, pero al ver a Videgaray Caso tan orondo haciendo lo que los inútiles del Nuño Artillero y Lozano no supieron hacer —encontrar maravillas en un páramo—, supuse que ya todo está arreglado, que las criaturas están felices y contentas con sus familias en un ambiente seguro y sin broncas en este país nada hostil en el que Trum les llama coyotes, asesinos y cuatreros a los mexicanos.

Digo, al andar de entrevista en entrevista explicando las virtudes de don Pepe que nadie ha podido encontrar en el mundo realmente existente, uno piensa que por supuesto el ex secre de Hacienda lo hace en su tiempo libre sin menoscabar para nada sus esfuerzos por apoyar a nuestros connacionales en apuros.

Eso me tranquiliza, pues si la cosa estuviera en efecto peliaguda (no sé por qué dicen que en cualquier otro país estas matazones de políticos ya hubieran generado una convulsión, si solo van unas decenas de asesinados, no exageren), estoy seguro que don Luigi no estaría dedicado a mal hablar de los oponentes de su campeón sin corona, alegando que estos lo ofenden como ofende a los argentinos el juego de Messi.

Hasta te imaginas al hombre que tuvo la brillante idea de llevar a Los Pinos al tocayo del Pato Donald, llevándose la mano al pecho y mirando hacia el futuro mientras recurre a sus mejores parábolas para hacernos creer que M. E. A. D. E es un hombre probo y gente sencilla del campo.

Como quiera que sea, nosotros trankilovskis, güerovskis, como dice uno de nuestros paisanos políglotas en Rusia, que estaba tratando de calmar una bronca con los hijos de la glásnost y la perestroika. De hecho, ante los buenos oficios de mediador y diplomático, el licenciado Peña debería de poner a este héroe desconocido en la SRE para que el gran Videgaray se dedique a generar un robusto panegírico sin filípicas incluidas, a la salud de Yomero, que se sigue peleando a muerte con Anayita, que lo único que le falta de copiarle al Peje es el acento y las canas. No tarda.

Imaginemos cosas chingonas, dice El Chicharito.

¡Trankilovskis, güerovskis!


jairo.calixto@milenio.com 

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.