• Regístrate
Estás leyendo: Todo se derrumbó dentro del PRI, dentro del PRI
Comparte esta noticia

Política cero

Todo se derrumbó dentro del PRI, dentro del PRI

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Tomando en cuenta la manera en que los constructores de la Plaza Artz del Pedregal en Ciudad de México han querido explicar el derrumbe de sus instalaciones, yo prefiero creer que no fue un error arquitectónico ni de diseño ni de ejecución ni resistencia de materiales, proyección o demagogia ingenieril con tendencias socavonescas, prefiero creer que todo esto se trató de un performance artístico para rendirle homenaje a la debacle de PAN, PRI y PRD.

La verdad, muy bonita instalación como para el Museo Universitario de Arte Contemporáneo, porque reproduce en cámara lenta la manera tan estética en que se le fueron resquebrajando las estructura a los partidos y sus candidatos, hasta alcanzar la ruptura de cimientos y polines, pilares y cristales que conformaron con su fractura una pertinaz lluvia de afiladas astillas. Y el desplome, excelso, más aún cuando con su caída desatara una nube de polvo y escombros. Muy interesante.

Lo bueno que ante tales circunstancias, el PRD ya anunció a través de su dirigencia que van a reestructurar al partido, poniéndose a la altura de las nuevas circunstancias de la vida nacional. De hecho, se habla de la llegada de nuevos y juveniles cuadros, aunque muchos de estos se hayan ido para Morena, para que aprendan a hacer Frentes como los Chuchitos en fuga.

En el PAN también tienen un plan y, según ha dicho Gil Zuarth, que era del grupo de los RBD, lo único que no debe ocurrir con Acción Nacional es que se crea que es un hotel de paso. Y aunque no aporta ninguna prueba ni certeza jurídica de lo contrario (parece que Ortega y Zambrano todavía piden room service), está bien comenzar por quitar el letrero de Hotel-Garage. Pero para acentuar el escándalo, los todavía líderes del PAN piden la expulsión de Jelipillo Calderón. No se vale, le van a quitar su pensión y ahora esto. Lo bueno es que se puede encontrar con Fox, Echeverría, Carlos Salinas y mi licenciado Peña en alguna sala de emergencias del Issste.

Como quiera que sea, en el PRI apareció René Juárez Cisneros, al que podemos recordar por frases como “Guerrero no es Disneylandia”, para declarar: “El proceso del PRI implica estar a la altura de los buenos tiempos y demandas de la sociedad”. Quizá hayan llegado un poco tarde. Tanto que los van a multar por lo de Nestora Salgado.

Todo indica que estos institutos políticos, al igual que la Plaza Artz del Pedregal, no requerirán de una cuarta transformación, sino de un Extreme Make Over con exorcismo incluido.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.