• Regístrate
Estás leyendo: Tlaxcoaque-me
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 02:16 Hoy

Política cero

Tlaxcoaque-me

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Mi telenovela del Hoy no circula, o lo que es lo mismo, Cuna de placas, está en un pequeño receso porque tuve un ataque de pánico al recordar que en Tlaxcoaque, donde hay que seguir tan enfadosa tortura psicológica para rescatar a tu coche del oprobio —la clase de ideas geniales que tienen al doctor Mancera muy por debajo en las encuestas presidenciales—, estaban las instalaciones de la temible DIPD donde los Negros Durazo de la patria le daban su calentadita a los disolutos y rebeldes antisistema. Legendarias las terapias en el pocito, las dosis de Tehuacán con chile piquín cuando no había tanto estorboso defensor de los derechos humanos que no dejan trabajal.

Pero sí, cuando pasas por Tlaxcoaque sí se sienten las malas vibras. Yo creo que Tanya Müller lograría subir aunque sea un poquito sus deteriorados bonos si cambia de domicilio y pasa los trámites de recuperación de placas a un lugar donde no te hagan sentir como en Actividad paranormal, tal vez donde iba a estar la Gran Rueda CDMX.

Con razón cuando me apersoné en esa intrincada zona me recorrió un escalofrío superior. Algo como lo que debe haber experimentado la poli adscrita a la SSP de Escobedo, Nuevo León, que fue regañada hasta el cansancio, como si hubiera apoyada a Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (nada más falta que los acusen de estar coludidos con los Abarca de la parca) y finalmente echada a la calle solo por tomarse una foto con los pechos de fuera.

O sea, ¿qué es esto? ¿Pues cuándo llegó Serrano Limón al poder? Es suficientemente peligroso ese oficio, y más por aquellos lares, que creo que la gente tiene derecho a deschongarse un ratito, ¿no?

Por favor, hasta con los Porkys las autoridades han sido más condescendientes. Y muy recientemente hemos sabido que hay uniformados que hacen cosas peores. Lo bueno que son muy pocos, que la tortura no es una práctica común, por eso la PGR apenas tiene 301 casos de militares acusados de cosas un poquito siniestras, más los 257 acusados de asesinato que no es para preocupar.

Para seres aviesos, torvos y peligrosos ahí está uno del equipo del padrote Padrés, hoy diputado federal por el PAN, Alfonso Rodríguez Torres, acusado por una trabajadora doméstica de darle tratos estilo Guantámo. Afortunadamente eso no pasa en el PRIcámbrico temprano, donde acaban de dar conocer su padrón de afiliados a tan noble institución que contiene a gente ya fallecida (pero que desde el más allá apoyan las reformas estructurales y a Aurelio Nuño), miembros de otros partidos (sobre todo el PRD y Morena, fíjate qué suave) y hasta desaparecidos (ninguno avalado por la veldá histérica hasta donde se sabe).

Mañana voy oootrrraaa veeezzz a Tlaxcoaque y les platico.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.