• Regístrate
Estás leyendo: Sin tetas ni derroche no hay paraíso
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 01:01 Hoy

Política cero

Sin tetas ni derroche no hay paraíso

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Terrible lección dio el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Río 2016 al mesurar los gastos de la ceremonia de inauguración. Está bien que la economía brasileña está un poco deteriorada y que la situación social es un poco delicada, pero bien se hubieran podido gastar algunos millones de dólares que no tienen para haber hecho un pachangón de época con sambódromos de oro y plata con la forma de Dilma Rousseff.

Los brasileños tendrían que aprender del gobierno mexicano que, a pesar de los niveles tan bajos en que se encuentran los precios del petróleo, el fracaso de la reforma energética y la lógica imperante del gasolinazo, se ha dado el lujo olímpico del derroche como dictan los cánones de la mexicana alegría. Una cosa muy bonita que le da lustre a la vieja tradición de echar la casa por la ventana como en una canción de Chava Flores en versión reguetonera.

Ahí tenemos grandes ejemplos de tales ejercicios de derroche, más allá de Malinalco, están en las nuevas instalaciones de INE que documentan el irresponsable resentimiento social que vive en las entrañas de los cuentachiles y los yihadistas de la austeridad republicana. Una gran construcción bien diseñada en el mejor estilo arquitectónico de la Estafa de Luz, para que se alberguen los egos desmecatados de los consejeros siempre bien dirigidos por el camarada Tatanka, cuyos salarios solo pueden compararse con el que aspiraría a tener gente de mentalidad bien amueblada como Catémoc Blanco o el hoy ex secretario de Seguridad Pública de Veracruz, que se la ha pasado bomba atendiendo más a la banda de Javidú Duarte y a Los Porkys que a la comunidad.

Para eso es la vida, si no qué caso tendría estar en la plenitud del pinchi poder.

En ese sentido lo que ha realizado el señor Videgaray es perfectamente responsable y congruente al aplicar el recorte presupuestal a temas sin importancia como los proyectos productivos y sociales, no se diga en temas de educación y seguridad, que tampoco están en el ánimo de la sociedad que vive en tales niveles de bienestar, que esas cosas no están en su radar.

La gente está tranquila como los del Consejo Coordinador Empresarial que, luego de amenazar con cierto aire de la señorita Laura con mandarle al SAT sus declaraciones en ceros y después de escucharle decir a Osorio Chong que era tiempo de serenidad y paciencia, ahora anuncian que “no quieren abonar al conflicto”.

Sin tetas ni derroche no hay paraíso.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.