• Regístrate
Estás leyendo: ¡Que pasen los "góbers" desgraciados!
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 06:22 Hoy

Política cero

¡Que pasen los "góbers" desgraciados!

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Dice Andrea, la niña que le enseñó al Nuño Artillero la diferencia entre ler y leer, que no era su intención humillarlo, pero que si tuviera que corregirlo lo haría de nuevo. Ella, criatura que superó la natural timidez de la edad para sacar a tan encumbrado personaje de su hiperbólica ignorancia, le sugeriría que leyera un poco más y que sus discursos los practicara frente al espejo para mejorar su oratoria. Creo que no sería mala idea que el gobierno aprovechara la oportunidad y le ofreciera a esta criatura, que se ha mostrado digna, valiente e inteligente, el puesto del secretario de Educación, pues el actual titular ha demostrado que con toda probabilidad reprobaría el examen de la SEP.

Afortunadamente para don Aurelio, apareció la cortina de humo del dictado del segundo auto de formal prisión del Padrote Padrés luego de que su equipo de abogados, encabezado por Lozano Gracia, que es más soporífero que el juego México-Panamá, alardeara otra vez con que iba a sacar a su cliente en hombros y por aclamación. O sea, no contempló tamaño pelotón de tinterillos que por más mal hecha que estuviera la carpeta de la PGR, políticamente era un suicidio para la presente administración dejar salir sonriendo a Padrés, de la misma manera que tampoco iba a permitir que la maestra Gordillo se fuera a su casa a terminar su condena.

La rechifla habría sido monumental, peor que cuando se invitó a Donald Trump a pasar a Los Pinos a hacerse pipí. Digo, por más que ahora digan que Videgaray tuvo razón (en realidad lo que hizo al traer al magnate kukluxklanesco fue darle un empujoncito), lo cierto es que acá la patria sigue buscando dónde está agazapado el nicho de oportunidad en las renegociaciones del TLC y qué vamos a hacer con los tres millones de connacionales que podrían ser deportados. Bueno, en principio los podríamos poner a buscar a Javidú Duarte (seguramente lo encontrarían robándose unas molduras) para que se ganen los 15 millones de pesos de recompensa y así los repartieran entre todos, en lo que al Estado se le ocurre algo mejor para aprovechar el Buen Fin.

Como quiera que sea, el Padrote Padrés quizá debería contemplar la idea de cambiar a sus abogados por los de Betito Borge que, a pesar de todas las argucias leguleyas a las que podrían recurrir, mejor tienen a su cliente a buen resguardo vendiendo tiempos compartidos en la Riviera Maya. En lo personal, me encanta todo este show con el que se está persiguiendo a nuestros góbers de uñas largas, pero mientras no los veamos a todos compartiendo celda con el Mochaorejas y devolviendo los millones carranceados, esto no pasará de ser un programa de la señorita Laura donde solo se pasean los desgraciados.

A ver si Lozano no le sugiere a Padrés gritar: “¡Presos políticos, libertad!”

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.