• Regístrate
Estás leyendo: Picaditas de huevo en Picadilly Circus
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 03:33 Hoy

Política cero

Picaditas de huevo en Picadilly Circus

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

La imagen es pública y notoria: el candidato Mit a punto de dar un juangazo porque se le movió la silla en que se iba a sentar como metáfora de su fallidísima campaña presidencial. Dicen los estudiosos que todo es culpa de él por no haber cometido el parricidio fundamental con Peña Nieto. Por alguna extraña razón se negó a romper el cordón umbilical y aceptó, con mansedumbre por miedo a que lo acusaran de autoflagelarse, todos los mandatos de Los Pinos, incluyendo los de sus pilmamas: Lozano, Aurelio, Eruviel y un montón de inútiles que, envidiosos, se creen mejor que él y se la han pasado serruchándole el piso. En vez de buscar rutas nuevas y frescas, #YoMero se quedó atrapado en las encrucijadas autoritarias del PRI, en su lenguaje patibulario y purulento, en ese pasado que lo condena, en los laberintos de la corrupción y las estafas maestras. 

O sea, hasta Ricky Ricón se pelió con los Calderón, y edípicamente a hasta su jefecita se mientan. Igual con su equipo de campaña, que es otro desastre donde panistas, perredistas y naranjas se agarran todo el tiempo del chongo.

Y para colmo, al dotor Mit continúa metido en campañas torpes que no le han redituado nada nadita de nada: su miedo no funcionó porque era de risa loca, lo de Nestora le quitó más puntos de los que podía ganar y, para colmo, continúa con el show antiviejitos como si no le faltaran 10 minutos para ser reclutado por el Inapam. Siguiendo la historia de este indigno representante de la tercera edad que es AMLOVE, al mismo que veías con conmiseración por no saber manejar, ahora me lo regañan y ningunean por intentar llevar una bonita relación con una jovenzuela que es México, solo porque ya está muy decrépito, muy gagá, prácticamente incapacitado hasta para echarse su viagra. 

Los chavorrucos de Mit deben temerle mucho a la onda geriátrica.

O sea, de veras, Don Pepe, ya no vas a ganar ni yendo a bailar a Chalma, pero por lo menos cae con dignidad y no protagonizando spots como el de la chaira arrepentida donde la pobre protagonista, encarnando todos los estereotipos y clichés posibles del rojillo promedio, reniega de López y en un salto cuántico-cómico-ideológico-musical como de antiniña bien, rapea aquello de “Todos juntos seremos testigos de cuando gane el que tiene vitiligo”, al tiempo que la cara de Pepepepepepepepepé se reproduce en la pantalla en todo su esplendor. O sea, ¿a qué hora se rompió el turrón?

Yo digo que para ganar un mendrugo de simpatías antes de que se la gane Yunes y la use para que el orgullo de su nepotismo llegue al poder, Mit se lance a Londres y cuando Karime Macías salga a tratar de conseguir zacahuil, bocoles o picaditas de huevo en Picadilly Circus. O cuando la reina del “merezco abundancia” vaya a pedirle azúcar a su vecina, la Reina Isabel, al Palacio de Buckingham, a ver si le chinga una corona, un terrenito o uno de los elementos de la Royal Guard.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.