• Regístrate
Estás leyendo: ¡Pero qué pelotudos!
Comparte esta noticia

Política cero

¡Pero qué pelotudos!

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Fue lo que gritó una querida hija del Mar de Plata al ver que la selección de su país era masacrada por Croacia en un partido mundialista que fue, francamente, el último adiós a un Lionel Messi que está condenado a ganarlo todo con el Barcelona y a pasar vergüenzas con la albiceleste, que le exigía fuera su caudillo sin ofrecer nada a cambio. Querían que hiciera todo, incluso poner un asado y armar el mate mientras repartía juego, driblaba enemigos, filtraba pases y metía goles. Así no se puede.

Pero los choznos de Evita Perón todavía tienen esperanzas, no se den por vencidos. Si gana Margarita las elecciones, El Bronco se mocha la mano por sus transas frente al INE, el Cruz Azul es campeón y Donal Trum renuncia no sin antes pedir disculpas por sus barrabasadas, es probable que Argentina gane.

¡Qué pelotudos! Fue el grito inconsciente que me salió del vientre cuando vi el bienaventurado debate de los candidatos por Ciudad de México, que fue un espectáculo más horripilante que el de Arjona, unos estanduperos y videobloguers de ocasión juntos. Era la última oportunidad de los candidatos en franca decadencia para dar un golpe de autoridad y todo acabó en un show que parecía ideado por Luisito Rey.

O sea, la Sheinbaum aguantando metralla como el portero argentino frente a Croacia; la Barrales en su papel de la educastradora retando a diestra y siniestra; Níquel Arriola con su capucha blanca haciendo acusaciones poco documentadas que al final lo van a llevar a juicios interminables; Marco Rascón en su papel de Papá Pitufo de verdad, haciendo un recuento de sus resentimientos antilopezobradoristas a la manera de un nuevo Juanito; la Lore, que no ha dejado de agregarle la S a los verbos pretéritos del singular de la segunda persona; y la que se llevó la noche, Puri Carpinteyro, que en su homenaje a Maléfica y Teresa, “Esa mujer es mala porque no es buena”, dejó una huella tan indeleble que después de su tronido de dedos, su performance a lo Cruella de Vil sobre algo llamado “el internet de las cosas” (debe ser el porno duro), ya nadie se acuerda de nada.

Cualquier esfuerzo por mostrar el temple de estadista, incluyendo el de ella misma, quedó sepultado bajo los escombros de Puri transformada en Catalina Creel.

Y para colmo cuando la Barrales saca una encuesta supuestamente de Noticieros Televisa que la ponía en primer lugar, la fuente la negó aduciendo en Twitter que no hacen encuestas. ¡Ups!

¡Qué pelotudos!

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.