• Regístrate
Estás leyendo: Otro Gran Premio para México
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 05:01 Hoy

Política cero

Otro Gran Premio para México

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

El Gran Premio de México no solo dejó una estela de villamelones del deporte motor regados por todo el Autódromo Rodríguez, sino una larga lista de entusiastas de las competencias de velocidad que ahora mismo están peleando con vigor inusitado por la pole position en materias que a los señores Rosberg, Hamilton y Checo Pérez no podrían competir ni con el acelerador a fondo de sus poderosos bólidos: el nuevo deporte de apañar maestros disidentes en el que todo político quiere participar para ser el consentido de su profesor.

Una vez que don Aurelio Nuño, ese gran defensor del orden y el progreso, dio el banderazo de salida, los gobernadores buscaron ese nicho de oportunidad para recuperar algo de la credibilidad perdida por ex funcionarios como Medina o el padrote Padrés y varios más como el de Colima, que dejaron sus estados en situaciones de alarido como de la Llorona. Más ahora que se están reciclando a los viejos políticos como Mario Marín, Fidel Herrera y Otto Granados, más los que se acumulen esta semana, por la comprensible nostalgia por los antiguos regímenes de verdadero bienestar donde no había engorrosas ONG, ni esas ondas maduras de los derechos humanos y leyes como la que ha propuesto el visionario senador priista Omar Fayad para regocijo de los verdaderos defensores de la libertad de expresión, habrían sido aprobadas sin pestañear antes de que el libertinaje y las ideas exóticas comenzaran a propagarse por este país, que lo que menos necesita es un montón de renegados sembrando desobediencias e inquinas en las redes sociales.

Así, Gabino Cué en Oaxaca tomó la delantera inmediatamente para grandes ejemplos y recibir el aplauso de la fanaticada adicta a rajatabla al estado de derecho. Y luego, ni tardo ni perezoso reaccionó en Michocán el señor Aureoles, de orígenes perredistas: sin que nadie se lo pidiera y comportándose como un patriota tricolor anunció que su gobierno no toleraría en maestros y estudiantes marchas, bloqueos o toma de camiones, como debe ser. Al parecer desde ahora el magisterio tendrá que ser como Cantinflas en El profe y los normalistas como en El analfabeto, a riesgo de terminar en El Altiplano.

Supongo que así van a ser de estrictos con el crimen organizado en el Mordor michocano. Y si algo sale mal el buen Silvano puedes hacer lo mismo que Navarrete Navarretín ahora que agarraron al alcalde de Cocula con uno de los jefes de los Guerreros Unidos: que cuando lo pusieron era bueno, santo y puro, que luego se ha de haber maleado.

Otro Gran Premio para México. Saquen las banderas de cuadros.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.