• Regístrate
Estás leyendo: ¡Nooo, Moreira nooo!
Comparte esta noticia

Política cero

¡Nooo, Moreira nooo!

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Mientras evoco para la cuarta transformación algo de lo aprendido en la Liga pequeña de beisbol Lindavista, de donde salí huyendo después de varias bases por golpe y fildeos dudosos que acabaron casi en tragedia, más una barrida en tercera que casi acaba con mi espinilla, me llega la triste noticia de que uno de los góbers más preciosos de que se tenga memoria, Rubén Moreira, que casi supera al gran Humberto, deja la Secretaría General del PRI por razones no aclaradas.

Uno puede soportar casi cualquier cosa debido a la capacidad para la resiliencia que tenemos los mexicanos que llevamos entrenándonos desde hace quién sabe cuántos años de Hidalgo, pero lo de la salida de Rubén Moreira de la Secretaría General del PRI es una noticia que es difícil de asimilar, sobre todo cuando hablamos de uno de los más acabados representantes de las juventudes del tricolor. No se vale. Es una mentada de jefecita que un ser de luz de su talla histórica se vaya así, de esa manera, sin explicaciones ni nada de eso, es una patada en los destos.

Cómo es posible que dejen que un valor de su talla, proveniente de las mejores familias de Coahuila, un estado que han gobernado con excelsitud incomparable, adelantándose incluso a la austeridad republicana hoy tan de moda, se vaya así de esa manera, sobre todo después de los magníficos resultados que entregó junto con el resto de sus contlapaches priistas en la campaña presidencial.

No es posible. Digo, creo que no había cobrado ni la segunda quincena cuando me lo dan de baja siendo representante de la modernidad y un futuro prometedor. ¿O acaso la señora presidenta del partido, Claudia Ruiz Massieu, vio alguna mala cara, alguna falta de solidaridad, detectó una grilla gacha?

De veras que no se vale. Y como están las cosas, hasta al hermano favorito de don Humberto le van a querer cargar algún muertito, la megadeuda que deben pagar los coahuilenses (digo, por el altísimo nivel de vida que tienen, deberían de pagar hasta el triple), o alguna relación extraña con los de la última letra, como dicen las lenguas viperinas que deben estar equivocadas.

Afortunadamente, todavía quedan grandes personajes de entre los choznos de don Plutarco como Osorio Chong, que afirma que los culpables de la crisis de inseguridad no son, ni mucho menos, las instituciones que encabezó, por supuesto, sino los gobernadores y los presidentes municipales. En efecto, la supersecretaría de Gobernación que encabezó no tuvo nada que ver, eso lo sabemos todos.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.