• Regístrate
Estás leyendo: No está el circo para "bullying"
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 06:38 Hoy

Política cero

No está el circo para "bullying"

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Ya era una señal de la proximidad de la mala suerte cuando Maradona, que cada vez se parece más a una caricatura de sí mismo, se paró frente a los bombos con un moño amarillo, cuando, necesariamente, tenía que haberse aparecido con el moño colorao. Con sus dedos de chistorra anunció lo que para muchos, condenados a la falta de fe y el derrotismo, fue una noticia peor que la del gasolinazo: que en el primer partido del Mundial de Rusia México tendría que enfrentarse con su peor enemigo. Y no me refiero a la corrupción o a la impunidad, fake news por naturaleza, como bien ha dicho el licenciado Peña, sino a los alemanes, que no se han cansado de pasarnos por encima como la división panzer sobre Varsovia.

Bueno, aquello fue la tristeza encarnada, el lamento trágico por excelencia, la demostración de dolor más preclara de los mexicanos que solo se puede comparar con la de Osorio Chong cuando merced a sus números en materia de seguridad (la cosa es muy compleja, entiendan) se quedó sin la oportunidad de llevar a Los Pinos las maravillas que hizo en Hidalgo y en la Segob.

Dicen que los más sacados de onda eran los del PRIcábrico temprano, por la posibilidad de que México no sepa ni a melón en la tierra de las lluvias doradas de Putin y nuestros compatriotas no tengan los distractores necesarios por estar haciendo el “!Eeeh puuutooo!”.

Como quiera que sea, de veras que era muy triste ver la falta de espíritu positivo por parte de la mexicaniza que con ese grupo de la muerte en el Mundial sentía que el sueño del quinto partido se diluía, como la posibilidad de ver a Robero Deschamps perseguido como Javidú. En vez de tener el espíritu positivo de Margarita Zavala, que en un nuevo video que parece hecho en Plaza Sésamo, dice que ya tiene más firmas que Maluma en un concierto; o la capacidad para tener ánimos optimistas como Alejandra Barrales, que supone que creyéndose Indira Gandhi, a pesar de las ambiciones tiburonescas de Anaya, el Frente tiene futuro.

Eso sí, para jovialidad con visión de futuro, la del dotor Mit, que ya jugó a la comidilla hasta con el espectro de Fidel Velázquez. Sí se puede, amigos. Si en cinco años la presente administración tricolor pudo acabar con los malos de Malolandia, la pobreza, los feminicidios y los secuestros, todo es posible. Y a eso le agregamos que con la Ley de Seguridad Interior habrá un soldado en cada esquina te dio, pues ya dijo el gobierno que es más barato mandar a los militares que educar policías. Así no sería mala idea que a través de esta ley unos milicos acompañen a la selección nacional para quitarles lo disoluto, lo irreverentes y lo rebeldes a los teutones.

Solo espero que para el próximo sorteo de la FIFA, los del partido tricolor le presten a la Femexfut su circo de mapaches amaestrados. No está el circo para bullying.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.